ASPIRANTE A DEFENSOR DEL PUEBLO

Vázquez se siente vetado por sectores del PSOE por ser católico

CORRESPONSAL EN EL VATICANO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Benedicto XVI recibió ayer en audiencia de despedida al embajador Francisco Vázquez, quien termina sus cinco años de servicio ante la Santa Sede dejando «unas relaciones magníficas con España». El encuentro fue «muy cordial», según Vázquez, quien aseguró que su sucesora, María Jesús Figa, que presentará sus credecenciales el sábado, «es una gran diplomática y lo hará muy bien».

El ex alcalde de La Coruña y quinto embajador «político» en el Vaticano en el último siglo manifestó estar «muy agradecido a Rodríguez Zapatero» y haber trabajado en todo momento muy a gusto con la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, así como con Ramón Jáuregui. Respecto a su futuro comentó con buen humor que «no creo que ningún defensor del Pueblo haya sido candidato tanto tiempo. He recibido el apoyo público de Zapatero y de José Blanco, y el PP admite mi perfil de consenso, pero dentro de mi partido algunos no me consideran el mejor candidato por mi condición de católico. De momento vuelvo a mi antigua profesión de inspector de Trabajo, sometiéndome a un intenso reciclaje».

En un extenso balance de sus cinco años en Roma, Vázquez cito en primer lugar el haber superado el clima de tensión entre España y el Vaticano que se encontró al llegar en la primavera del 2006. Como resultados prácticos de la concordia posterior mencionó la Ley de Financiación de la Iglesia «en cuyo logro jugaron un papel decisivo María Teresa Fernández de la Vega y el cardenal Cañizares», la nueva actitud más serena de la Conferencia Episcopal, y el haber solucionado «la cuestión de los profesores de religión, que era un problema jurídico-laboral».