Vázquez alerta sobre el peligro de la deriva anticlerical del PSOE
Francisco Vázquez - AFP

Vázquez alerta sobre el peligro de la deriva anticlerical del PSOE

El ex embajador ante la Santa Sede ve riesgo de un «enfrentamiento» como en los años 30

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ex embajador de España ante El Vaticano y ex alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, advirtió anoche al PSOE de que su política hacia la Iglesia Católica corre el riesgo de acabar en un «enfrentamiento» similar al de los años 30, «que tanto daño produjo a nuestra convivencia», en referencia a la posterior Guerra Civil. Fue en el Club Siglo XXI, durante la presentación de una conferencia del cardenal Antonio Cañizares, donde Vázquez, sin citar al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, dio por cierto ese riesgo de «caer en el error de volver a épocas ya superadas de un anacrónico anticlericalismo».

El ex embajador ante la santa Sede, aún pendiente de la negociación PSOE-PP para ver si es nombrado defensor del Pueblo —tiene la oposición radical del sector laicista y de las mujeres del PSOE— afirmó: «La Iglesia no es de izquierdas ni de derechas».

Francisco Vázquez recordó con nostalgia los inicios de la Transición, en los que la Iglesia Católica renunció a promover partidos confesionales y cuando en las formaciones políticas dominaba la «transversalidad»; es decir, había destacados nombres católicos —en el caso del PSOE, él mismo y José Bono— y eso «contribuyó a sentar las bases de un consenso con el que se asentó el pacto constitucional». La izquierda, insistió, debe ayudar «sin complejos» a la Iglesia Católica a desarrollar su papel en España porque no hay que olvidar, dijo, que a sus templos acuden cada domingo «más millones de personas que a cualquier otro» evento deportivo o social y que a la suma de todos ellos juntos.

El ex embajador de España ante El Vaticano cubrió de elogios la figura de monseñor Cañizares, prefecto para la Congregación del Culto Divino y la Doctrina de los Sacramentos. Con su ordenación, en 1970, resaltó, «la Iglesia ganó un gran prelado y España perdió un gran hombre de Estado». De él destacó las negociaciones que mantuvo con la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega para negociar la nueva financiación de la Iglesia y acabar con años de discusiones presupuestarias.

Un país «herido»

Por su parte, el cardenal Cañizares explicó a un público en el que se encontraban numerosos dirigentes del PP como Federico Trillo, Pío García Escudero, Angel Acebes o Vicente Martínez Pujalte, su visión de una España «herida» por una «profunda y extensa crisis que connota una grave quiebra moral y humana que la hace aún más dura y de más difícil superación a corto plazo».

El cardenal cree que lo que necesita España es «levantarse», ponerse a andar, caminar, y labrarse u nuevo futuro con esperanza. Y concluyó recordando las palabras que el Papa Juan Pablo II dijo en su primera visita a España (1982): «es necesario que los católicos españoles sepáis recobrar el vigor pleno del espíritu, la valentía de una fe vivida, la lucidez iluminada por el amor profundo al hermano. Para sacar de ahí fuerza renovada que os haga siempre infatigables creadores de diálogo, promotores de justicia, alentadores de cultura y elevación humana y moral del pueblo».