El PP de Rudi acaba con doce años de gobiernos socialistas

Los populares vencen en las tres capitales, pero Belloch podría seguir en la Alcaldía de Zaragoza si pacta con CHA e IU

ZARAGOZA Actualizado:

El PP ha acabado con doce años de gobiernos socialistas en Aragón. La tierra del secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha apostado mayoritariamente por los populares, que podrán gobernar en coalición con el PAR. Luisa Fernanda Rudi ha sacado más de diez puntos de ventaja a la candidata socialista Eva Almunia, que se estrenaba como candidata al Gobierno regional en sustitución de Iglesias.

El PP no logra mayoría absoluta, pero vuelve a convertirse en la primera fuerza política de la región. Ahora se abre la negociación del pacto para la investidura y la formación del nuevo Gobierno aragonés. El acuerdo pasa por el PAR, que vuelve a ser llave para la gobernabilidad en esta Comunidad, como lo es desde hace tres décadas. Los aragonesistas han perdido dos escaños, se quedan con siete y son claves para la investidura de Rudi como nueva presidenta de Aragón.

El PAR acordó, en su congreso celebrado en marzo, no entrar en un gobierno de coalición si no obtenía al menos ocho diputados.

El vuelco electoral se ha plasmado igualmente en el escenario municipal aragonés. El PP ha sido, con diferencia, la fuerza más votada en las tres capitales de provincia y en las principales ciudades de la Comunidad. En Teruel el popular Manuel Blasco gobernará con mayoría absoluta, en Huesca Ana Alós podrá hacerlo con el apoyo del PAR, y en Zaragoza el PP se ha quedado a solo un concejal de la mayoría absoluta. Los socialistas que lidera Juan Alberto Belloch se han quedado con menos del 30 por ciento de los votos, pero podría conservar la Alcaldía y evitar que el PP accediera a ella a pesar de haber sido el más votado. Para eso, Belloch tendrá que pactar con los nacionalistas de CHA y con IU, algo que no está claro. El PP también ha sido el más votado en las mayores ciudades, en varias de ellas con mayoría absoluta, como en Calatayud, la cuarta ciudad de Aragón, donde el PP arrebata la Alcaldía al PSOE.