VUELVE CON ENERGÍA GRACIAS AL «POLLO MARAÑÓN»

Rubalcaba pide al PSE que deje de polemizar sobre Sortu

Actualizado:

G.SANZ

MADRID

Alfredo Pérez Rubalcaba vuelve al ruedo político con «energía» gracias al «pollo Marañón» que se hartó de comer en el hospital madrileño que le da nombre los casi siete días que permaneció allí ingresado por una infección urinaria. Así lo contó él mismo ayer, durante su reaparición, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Aunque está todavía débil y no puede reincorporarse a los mítines este fin de semana —«todo a su tiempo», dijo—, sí aprovechó para enviar un mensaje a los socialistas vascos: queda «poco» para acabar con 50 años de ETA y no conviene, después de 50 años de lucha antiterrorista, enzarzarse en «discrepancias» que «no ayudan».

Rubalcaba comprende a quienes, como el lendakari, Patxi López, o Jesús Eguiguren, quieren ir «más deprisa», pero advirtió que, aunque queda poco para ver la luz al final del túnel, todavía «queda». La izquierda abertzale, vino a decir, tiene que hacer el esfuerzo de presionar a ETA para que deje las armas y no centrarse solo en cumplir requisitos formales para una legalización.

El vicepresidente primero piensa que en los próximos meses «debemos de coordinarnos mucho» entre las distintas fuerzas políticas, sobre todo PSE y PP en el País Vasco, para que no afloren discrepancias cuando la guerra está ganada. «Lo que pido es que el debate sea reservado y no demos bazas a quien no hay que dárselas», añadió.

Alfredo Pérez Rubalcaba pidió también «tranquilidad y buena letra: vamos a mantener firmeza, unidad y prudencia», por más que comprenda a sus compañeros del PSE: «Es bastante fácil de entender que, a medida que el final se acerca, haya diferentes voluntades. Hay quien quiere ir más deprisa. Es normal, es un debate que está ahí», sentenció.