Rubalcaba espera que no haya «machetes» en la pelea del PSOE

Chacón cree contar con el apoyo de las federaciones «del centro al sur» y Cataluña

L. L. CARO
MADRID Actualizado:

El equipo de Carme Chacón cree que «las federaciones del norte de España ven ganador» a Alfredo Pérez Rubalcaba, pero que los apoyos «del centro al sur», e incluida «cómo no, Cataluña», están del lado de la ex ministra de Defensa. «Nos salen los números», explicaba ayer a ABC uno de los más estrechos colaboradores de la diputada, que con esos cálculos presentará oficialmente mañana sus aspiraciones a la secretaría general del PSOE en un acto en la localidad almeriense de Olula del Río, tierra natal del padre de Chacón.

Con este paso adelante, la ya candidata y el candidato se encontrarán por primera vez el domingo en el Comité Federal convocado en Ferraz, órgano donde empezará la verdadera carrera por recabar al menos 36 firmas para poder seguir adelante en la conquista del liderato. Ambos concurren con un mensaje de juego limpio, otra cosa es que lo practiquen lo suficiente como para disimular la brecha que les separa.

«Hay rivalidad interna, pero democrática, dentro de la normalidad. Ella ha pedido siempre que no haya ni una sola descalificación», subrayaban en el entorno de la ex ministra. Por su parte, en una entrevista radiofónica, Rubalcaba destacaba igualmente el jueves que no se le escuchará «una descalificación contra un compañero», pero, entre bromas, al ser preguntado por lo que le espera en el 38 Congreso Federal, hizo mención a las armas blancas. «No es la jungla, a mí no me da ningún miedo, —decía en relación al enfrentamiento con Carme Chacón—, yo confío en que los machetes no serán necesarios».

En el cónclave se verá. De momento, ayer fue ya sintomático que Rubalcaba se enzarzara a distancia con el exministro de Justicia, Francisco Caamaño —firmante junto a Chacón del manifiesto «Mucho PSOE por hacer»—, a cuenta de quién había formulado antes la idea de abrir el partido a elecciones primarias «a la francesa». Caamaño había defendido que esa iniciativa ya estaba plasmada en aquel documento crítico «Mucho PSOE por hacer» y que Rubalcaba sólo lo había copiado, a lo que Rubalcaba contestó que el procedimiento objeto de la controversia era un «invento americano» y que él no había copiado a nadie.

Enmienda de Ibarra

Pero para polémica, la enmienda a la Ponencia Marco del 38 congreso presentada por el que fuera presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Según informaba ayer Ep, ha propuesto que aquellos socialistas que pierdan unas elecciones con un resultado tres puntos inferior a los de los anteriores comicios, estén obligados a dimitir de sus cargos como concejales, diputados regionales o nacionales. La aplicación de tal medida implicaría, entre otros, la renuncia de Rubalcaba a su escaño nacional, que obtuvo en virtud de unos resultados en las urnas 15 puntos por debajo de los de 2008.

Habida cuenta de esa debacle del 20-N, fuentes del partido próximas a Carme Chacón se preguntan en privado por qué Alfredo Pérez Rubalcaba no solo no está apartado de la carrera por la Secretaría General, sino que, por el contrario, maneja incluso a su favor «toda la estructura y recursos de la campaña del PSOE».