El retraso para renovar magistrados bloquea el Tribunal Constitucional
<a href="http://www.abc.es/fotos/20120312/pascual-sala-1502524034145.html">Pascual Sala</a> - ABC

El retraso para renovar magistrados bloquea el Tribunal Constitucional

PP y PSOE ya barajan varios nombres pero las negociaciones «siguen muy abiertas»

MADRID Actualizado:

A la espera de una renovación que parece no llegar nunca, el Tribunal Constitucional sigue con un magistrado menos (once, y no los doce que prevé la ley) y a medio gas en lo que a la resolución de los asuntos de calado político se refiere. Ni la entrada, hace ya un año, de nuevos vocales (la renovación que correspondía al Senado se llevó a cabo con tres años de retraso) ni el nombramiento de Pascual Sala como presidente han supuesto el revulsivo suficiente para sacar adelante, entre otros, recursos de amparo como los referidos a la «doctrina Parot» (presentados a partir de 2006) y a la legitimación de la acción popular para impulsar el proceso penal (lo que se conoce como «caso Atutxa»); y aquellos otros presentados contra las leyes reguladoras de los matrimonios entre homosexuales (el recurso se presentó en 2005) o del aborto (éste más reciente, de 2010).

La mayor parte de los asuntos más delicados corresponden al Pleno y, según fuentes jurídicas, el presidente del TC, confiado en la inminencia de la renovación que debe llevar a cabo el Congreso —el retraso alcanza ya los quince meses—, ha optado por retener esos recursos con el fin de evitar que las deliberaciones y los eventuales avances en su resolución queden en nada con el cambio en la composición del Tribunal.

Sin embargo, la renovación se pospone una y otra vez. De nada sirvió el amago de dimisión presentado en junio del pasado año por Javier Delgado, Elisa Pérez Vera y Eugeni Gay, los tres magistrados con el mandato expirado. El cuarto era Roberto García-Calvo y falleció en 2008.

Demora interminable

En la pasada legislatura el bloqueo se produjo por la total falta de acuerdo de populares y socialistas en torno a los candidatos. Después vino la convocatoria de elecciones generales, y las negociaciones quedaron en vía muerta a la espera de que el Parlamento recién salido de las urnas pudiera sacar adelante los nombramientos. En enero, cuando por fin tomó posesión el nuevo Ejecutivo, su presidente, Mariano Rajoy, tuvo que esperar a la celebración del Congreso socialista para saber quién sería su interlocutor en el principal partido de la oposición.

La reunión entre Rajoy y el nuevo secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, se produjo por fin en La Moncloa a mediados de febrero. Y hablaron del Constitucional, aunque el hermetismo sobre las negociaciones fue absoluto. A partir de ahí, se han sucedido los contactos, pero fuentes parlamentarias indican que «todo está aún muy abierto». Este acuerdo, además, está unido en el tiempo a otras negociaciones entre PP y PSOE para cubrir vacantes en otros ámbitos, por ejemplo, la dirección de la Corporación de RTVE, por lo que se presume que no será sencillo. Si bien las negociaciones están en marcha, distintos medios aseguran que no habrá nada, al menos, hasta que se celebren las elecciones en Andalucía, el próximo día 25.

Hartazgo

A la paralización de diversos asuntos en el Tribunal, se suma la situación de hartazgo que el retraso de la renovación ha generado en los magistrados, de forma muy especial en los tres que están en situación de prórroga. La renuncia que presentaron en junio quedó en nada, en un mero gesto, pues fue inmediatamente rechazada por Pascual Sala; pero sí sirvió para dar cuenta del perjuicio que se está causando no sólo al Tribunal Constitucional como institución, sino también a sus miembros.