REGLAMENTO DE EXTRANJERÍA: LAS COMUNIDADES

El PP rechaza hacer los informes de arraigo si no hay más fondos

S. E.
Actualizado:

MADRID

Los responsables de Inmigración de las comunidades autónomas gobernadas por el PP acordaron ayer rechazar la transferencia de las nuevas responsabilidades en Inmigración que prevé el borrador del Reglamento de la Ley de Extranjería, horas antes de reunirse con el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez. Así lo acordaron los populares, en una reunión celebrada en la sede del PP poco antes de la V Conferencia Sectorial de Inmigración, presidida por el ministro en la que se debatió la propuesta de reglamento, que exigirá miles de informes a las comunidades tanto para la renovación de permisos de residencia como para los permisos de arraigo.

Para el PP, la inmigración «es una cuestión de Estado, es la Administración del Estado la que debe asegurar su buen funcionamiento y es a ella a quien hay que exigirlo», por lo que consideran «incongruente que el Gobierno exija a las CCAA recortes presupuestarios y les transfiera una nueva carga administrativa». Los populares critican que el Reglamento transfiera a las comunidades la responsabilidad de realizar informes sobre cada inmigrante «sin dotar de los medios económicos para llevarlos a cabo, ni establecer criterios objetivos y un modelo estandarizado».