El PSOE intenta cortar las luchas de poder en sus federaciones tras el 38 Congreso
ed carosía

El PSOE intenta cortar las luchas de poder en sus federaciones tras el 38 Congreso

Madrid es el escenario más difícil, solo comparable a la guerra de familias que se avecina en Valencia

G.SANZ/L.L.CARO
MADRID Actualizado:

A pesar de que Elena Valenciano respondiera ayer con un «aquí no hay ni habrá rubalcabistas», cuando fue preguntada si la «guerra» en el PSOE andaluz es una secuela del 38 Congreso Federal, lo cierto es que Ferraz va a tener que emplearse a fondo para cortar las previsibles luchas que se sucederán en los territorios tras el cambio de poder. A priori, los congresos regionales de la federación madrileña y de la valenciana se plantean como los más controvertidos.

La «espina» Gómez

Partido Socialista de Madrid (PSM)

Aunque Alfredo Pérez Rubalcaba, que tiene la «espina» Tomás Gómez clavada desde las primarias de 2010, desista finalmente de remover al secretario general del PSM, los partidarios de Gómez no se fían. Creen tener controlado el congreso regional que se llevará a cabo los próximos 3 y 4 de marzo. Es más, alguno piensa que la «guerra andaluza» les viene bien para disuadir a Ferraz de apadrinar otro candidato. Siempre según ese sector, Tomás Gómez dispondría hoy de holgada mayoría de delegados sobre los «rubalcabistas» en 15 de las 21 grandes agrupaciones: Alcalá (23-8), Alcorcón (25-8), Pozuelo (8-0), Pinto (12-0), Torrejón y Algete, entre otros. Y en la capital dicen disponer de mayoría en 8 de los 13 distritos con porcentajes abultados en Tetuán (17-1), Puente de Vallecas (16-8), o Fuencarral (15-6).

Con esos datos, Gómez dijo ayer que ahora toca apoyar a José Antonio Griñán. «Hago un llamamiento a la cordura y al respeto a la autonomía de las federaciones del PSOE en todos los territorios».

¿La hora de Romeu?

PSOE en la Comunidad Valenciana

«Sólo pactaré con la militancia y con los delegados», declaraba el domingo a ABC Francesc Romeu, que pasa por ser, junto con el ex alcalde de Elche, Alejandro Soler, una de las alternativas para sustituir al frente del PSPV a un Jorge Alarte en horas más que bajas, incluso ante Rubalcaba. La otra opción es Tximo Puig, que apostó por Carme Chacón en el 38 Cogreso, pero su exclusión y la de Leire Pajín de la nueva Ejecutiva Federal, y la inclusión de Soler, deja entrever que los deseos de Ferraz para la siempre polémica federación valenciana pueden decantarse por el lado del alcalde ilicitano... O por el de Romeu, cuyos 10 delegados fueron, a la postre, determinantes para la victoria de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Gana Rubalcaba

Partido Socialista de Galicia

La opción de Francisco Caamaño ha quedado desactivada tras su apoyo a Carme Chacón. Así, la revalidación de Pachi Vázquez al frente del PSOE de Galicia se antojaría más factible que nunca. De no ser porque podría prosperar la candidatura del alcalde de Vigo, Abel Caballero. Ambos son «rubalcabistas», pero se enfrentaron con listas separadas en el «congresillo» de Pontevedra y, luego, por entrar en la Ejecutiva.

García-Page, ahora sí

Partido Socialista de Castilla-La Mancha

Si el 38 Congreso ha despejado algún liderazgo regional, ese es el del alcalde de Toledo, Emiliano García-Page en el PSOE de Castilla-La Mancha. Respaldar la candidatura derrotada de Carme Chacón ha disipado cualquier tentacion del actual secretario general, José María Barreda, de intentar otro mandato (fuera de los actuales estatutos) o de armar una candidatura alternativa. Su entorno dice ahora que el relevo natural en esa región es Page, obviando que Barreda no ha mantenido buenas relaciones con él y prácticamente las ha roto con José Bono.