El PSOE despide a Chacón alabando su «generosidad»

Leguina le pide que su marcha sea definitiva y que se vaya con Zapatero

MADRID Actualizado:

Cerrada ovación en el PSOE a la decisión de la ministra de Defensa, Carme Chacón, de retirarse de momento de la carrera por la sucesión de Zapatero. Los que la han apoyado hasta su retirada, los barones autonómicos José Antonio Griñán y José María Barreda, se han apresurado a destacar más esta decisión como un acto de generosidad que como un fracaso de una estrategia mal planteada. Los que nunca la apoyaron, como el ex presidente madrileño Joaquín Leguina, aprovechan para ajustar viejas cuentas y le piden que se vaya para siempre, junto con Zapatero, ante el temor de que la decisión de Chacón sea solo un paso atrás, a la espera de mejores tiempos para volver a postularse como candidata.

Chacón ha dejado en la intemperie política a dirigentes como José Antonio Griñán, en el peor momento político tras hundirse el PSOE en Andalucía, que no ha tenido más remedio que destacar el «gesto encomiable» de la ministra y reconocer que «he compartido sus reflexiones y lo que una gran amiga me ha querido expresar, y yo he dado mi opinión». Griñán ha defendido hasta el final a Chacón calificando de «encomiable» su gesto y de haber «entendido muy bien el mensaje de las urnas», informa Efe.

Unidad del partido

En defensa de Chacón también salió ayer otro de sus máximos valedores, el presidente en funciones de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que se ajustó al guión afirmando que «ha dado un paso atrás para beneficiar la unidad del partido, en un momento en el que era importante que así fuera».

Los que no la han acompañado en esta aventura que nunca ha visto la luz, como el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que siempre apoyó a Rubalcaba, la ha despedido a través de su Twitter con generosidad, al afirmar que ha demostrado que «los intereses de España y de los españoles están por encima de los individuales o de partido». Con menos generosidad le han dicho adiós el ex presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, que primero calificó de «sabia la decisión», pero aprovechó para lanzarle una pulla al afirmar que «aquellos que quieren primarias quieren, en el fondo, heredarse a sí mismos en la figura de Chacón» y le instó a irse junto a Zapatero. La «grandeza» de Chacón fue alabada por el presidente del Senado, Javier Rojo; mientras que la ministra de Sanidad, Leire Pajín, destacó su «generosidad». Para el ex ministro Juan Fernando López Aguilar esta decisión ayuda a Zapatero y José Bono afirmó que ha hecho algo «muy reflexivo».