El PSOE afronta un «tijeretazo» tras perder la mitad de sus ingresos
Elena Valenciano, en la sede federal del PSOE - EFE

El PSOE afronta un «tijeretazo» tras perder la mitad de sus ingresos

Lo quiere solventar con una rebaja de salarios y bajas incentivadas para el 30% de la plantilla en próximos meses

GABRIEL SANZ
MADRID Actualizado:

El PSOE y la Fundación Ideas harán un fuerte recorte de gasto en 2012 porque van a ingresar la mitad que el año pasado. La pérdida de subvenciones del Estado por cada cargo público no elegido en los comicios del 22 de mayo y del 20-N, así como la reducción del 20% en las subvenciones a todos los partidos, son las principales causas de esa caída. Pero no solo. Hay que sumar también la pérdida del 10% de sueldo donado por los 2.262 concejales, 55 diputados autonómicos y 59 diputados nacionales que dejaron de serlo. Tres fuentes que representan tradicionalmente el 85% de los ingresos anuales del PSOE, ya que los 217.000 militantes solo pagan con sus cuotas el 15% restante.

El partido cerró 2011 con una deuda superior a los 22,6 millones de euros, reconocida en el propio informe de gestión presentado por la Ejecutiva de Zapatero al 38 Congreso. El documento alertaba de que esa era una cifra no consolidada, a raíz del desfase entre ingresos y gastos que se empezaba ya a notar en el segundo semestre. Además, hay otros 24,15 millones de «deuda electoral», a compensar por los socialistas con la subvención del Estado. Para hacer frente a tan difícil panorama contable, el secretario de Organización, Óscar López, ha encargado un plan de viabilidad que, según diversas fuentes, incluirá la salida del 30% de las 230 personas que trabajan en la sede federal de Ferraz (180) y en la Fundación Ideas e institutos asociados —Jaime Vera, Ramón Rubial y Progreso Global— (otros 48 contratados). Se intenta llevar a cabo con jubilaciones anticipadas, bajas incentivadas e incluso bajada de sueldos, para evitar precisamente un ERE conflictivo que alteraría el propio discurso socialista. Lo que sea se hará «en todo caso con diálogo con los representantes sindicales», advirtió ayer la vicesecretaria general, Elena Valenciano.

Según diversas fuentes socialistas, varias decenas de asesores en Ferraz ya han causado baja por ser personal de confianza ligado a la Ejecutiva saliente en el 38 Congreso, pero eso se equilibra en la nómina con el alta de una treintena de funcionarios socialistas que trabajaban en los ministerios y que el 22 de diciembre.

En el informe de gestión aprobado por el congreso socialista, ya se advertía de la necesidad de recortar personal. «Un gasto importante, y constante, ha sido el de personal —señalaba la Ejecutiva—. Ha supuesto entre un 25% y un 28% del total de los ingresos entre los años 2008-2011.