El misterioso asiento en blanco

Cinco ministros y ocho presidentes de comunidades autónomas no acudieron al desfile militar

A.M.-F/E.V.
Actualizado:

MADRID

Un asiento vacío. Misterioso. Como si alguien hubiera tenido que renunciar a última hora. Esa fue la silla en blanco ante la que más de un curioso periodista preguntó en el palco—«¿de quién es?—. Situada en el flanco izquierdo (mirando de frente) del palco de autoridades reservado para los ministros.

Se ausentaron del desfile militar cinco de ellos: Valeriano Gómez (Trabajo), Leire Pajín (Sanidad), Rosa Aguilar (Medio Ambiente), Ramón Jáuregui (Presidencia) y José Blanco(Fomento). Según informó el Ministerio de Fomento, Blanco, que ha protagonizado una de las polémicas de la semana por el «caso Campeón», había alegado «motivos familiares» para excusar su ausencia. Por su parte, Pajín se encontraba en Washington en viaje oficial y Jáuregui presidió por la mañana los actos de la festividad de la Guardia Civil en Vitoria. Por lo que a ellos no se les esperaba.

También fue llamativo que ocho presidentes de comunidades autónomas —entre ellos, los dos socialistas— no asistieran a la celebración principal de la Fiesta Nacional, pero también hubo asistencias muy simbólicas, como la del ex presidente de la Generalitat José Montilla, o la de Josu Jon Imaz, a quien el Reysaludó con un efusivo abrazo en la recepción celebrada en el Palacio Real. Un acto al que asistieron 1.100 personas, entre ellas autoridades civiles y militares, políticos, diplomáticos, empresarios, periodistas y representantes de los diversos sectores de la sociedad.

La última del presidente

Para evitar a Don Juan Carlos largas esperas de pie, la Familia Real sólo recibió el saludo individualizado de las altas autoridades del Estado: el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que asistió a su octava y última Fiesta Nacional como jefe del Ejecutivo —en esta ocasión sí le acompañó su esposa, Sonsoles Espinosa—; los presidentes del Congreso, José Bono, y del Senado, Javier Rojo, y los de los tribunales Constitucional, Pascual Sala, y Supremo y Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar.

Después los Reyes, los Príncipes, la Infanta Doña Elena y los Duques de Palma pasaron al histórico Salón de Columnas a compartir un vino con el resto de los asistentes. El Monarca comentó que su recuperación, tras las operaciones, va «bien, pero un poco pesada», y recorrió los salones del Palacio para saludar al mayor número posible de invitados. Entre ellos los presidentes de Asturias, Francisco Álvarez-Cascos; Extremadura, José Antonio Monago; Navarra, Yolanda Barcina; Madrid, Esperanza Aguirre; Comunidad Valenciana, Alberto Fabra; Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; Castilla y León, Juan Vicente Herrera; Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y Aragón, Luisa Fernanda Rudi.

También asistieron el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Antonio María Rouco Varela; los Duques de Calabria, el primer presidente de las Cortes democráticas, Fernando Álvarez de Miranda; uno de los padres de la Constitución, José Pedro Pérez-Llorca; la portavoz parlamentaria del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, que sale de cuentas precisamente el 20-N; empresarios como José María Entrecanales, Matías Rodríguez Inciarte o Álvaro Rengifo (que fue retenido en el atentado de Bombay de 2008), y el presidente de honor de Vocento, Santiago de Ybarra, con su esposa, Mercedes Baptista. Asimismo asistieron a la recepción la baronesa Thyssen y Paloma Segrelles.