DEFENSOR DEL PUEBLO

Miles de quejas por las diferencias en la Sanidad según las comunidades

MADRID Actualizado:

Casi 8.300 quejas recibió el año pasado el Defensor del Pueblo a cuenta de la sanidad y la política social: 536 sólo de cuestiones sanitarias. Los españoles protestan sobre todo por las diferencias que se dan en prestaciones sanitarias entre unas comunidades y otras. Los ciudadanos no lo entienden y el asunto le preocupa a la institución, tal y como admite en su memoria anual, que ayer entregó la titular en funciones, María Luisa Cava de Llano, a los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo. Las listas de espera y las trabas burocráticas a la hora de acudir al hospital o al centro de salud en una región distinta a la que se reside centran el resto de las quejas de los españoles, preocupados asimismo por los distintos calendarios de vacunación o el desigual tratamiento para enfermedades raras, entre otros. El informe prevé un aumento de quejas contra la Ley Antitabaco.

No a los impuestos

La crisis económica se nota en este informe, que da cuenta de que las quejas al Defensor del Pueblo han aumentado un 56 por ciento con respecto a 2009. Miles de reclamaciones por las subidas de tributos, sobre todo el impuesto de bienes inmuebles, la falta de garantías que sienten respecto a los bancos y las hipotecas abusivas o la mala atención que reciben de las operadoras de telecomunicaciones.

Redadas masivas

Organizaciones y particulares protestaron por la circular que permite detener a extranjeros no delincuentes y que el Gobierno niega. El Defensor del Pueblo da un tirón de orejas al Gobierno: «La aplicación de la circular sobrepasa la identificación de personas y no estamos de acuerdo», dijo Cava de Llano.

Recortes salariales

Se han producido casi 9.000 quejas colectivas de funcionarios. Los recortes que han sufrido los empleados públicos están detrás de buena parte de ellas. De nuevo, la crisis. No son los únicos: las condiciones laborales, las pensiones y otras prestaciones también preocupan y mucho.