Tres de los saharauis llegados en patera a Fuerteventura - GABRIEL FUSELLI

La Justicia europea paraliza la expulsión de los saharauis

Estrasburgo pide más tiempo para ver los recursos, ante el «riesgo de un daño irreparable»

L. AYLLÓN /D. MARTÍNEZ
Actualizado:

MADRID

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo paralizó ayer la expulsión de España de 13 saharauis, que había sido decretada por la Audiencia Nacional pero no se había llevado aún a efecto. El Tribunal, según informó su Gabinete de Prensa, decidió, a petición de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) aplicar el artículo 39 de su Reglamento, ante la posibilidad de que los expulsados pudieran tener problemas con las autoridades de Marruecos,a causa de su origen.

Fuentes de los ministerios de Asuntos Exteriores y de Interior señalaron a ABC que, dado que se trata de una decisión vinculante, la expulsión se suspende hasta que haya una resolución definitiva del propio Tribunal de Estrasburgo acerca del recurso presentado por CEAR. Este organismo recurrió contra la inadmisión a trámite por la Justicia española de las solicitudes de asilo de los 13 saharauis, a los que en las últimas horas se habrían añadido dos más. A preguntas de ABC, el Ministerio del Interior guardó silencio sobre la situación en que quedan los saharauis.

Llegaron el pasado 5 de enero a Fuerteventura en un patera, formando parte de un grupo de 22 personas, y solicitaron asilo político por considerarse perseguidos por Marruecos. El Gobierno admitió la solicitud de cinco y ordenó la expulsión de los restantes, que permanecen en el Centro de Internamiento de Fuerteventura.

Artículo 39

CEAR reclamó al Tribunal de Derechos Humanos que aplicara el artículo 39 de su Reglamento, que establece la posibilidad de paralizar un proceso de expulsión cuando considera que se da «un riesgo inminente de daño irreparable» que suponga una amenaza contra la vida o malos tratos. Según CEAR, los demandantes corren peligro, si son devueltos a Marruecos, porque sus nombres han sido hechos públicos.

El Tribunal de Estrasburgo ha adoptado la medida porque necesita más tiempo para estudiar los recursos presentados, aunque no ha precisado cuánto. En cualquier caso, la decisión tomada ahora no se pronuncia sobre la petición de asilo.

El Gobierno no tenía más opción que aceptar la reclamación del Tribunal de Estrasburgo —la primera de este tipo que recibe España— ya que, de no hacerlo, se arriesga a que se le acuse de violar algún artículo del Convenio de Derechos Humanos del que es parte. La noticia ha coincidido con la presencia en Madrid para reunirse con las autoridades españolas, de Thorbjorn Jagland, secretario general del Consejo de Europa, de quien depende el Tribunal de Estrasburgo.