El Gobierno hará fuertes recortes y reordenará la ayuda al desarrollo

Unos 900 de los 1.016 millones de reducción en Exteriores serán en cooperación

Actualizado:

MADRID

El Gobierno está decidido a poner orden en los fondos que se destinan a la Ayuda al Desarrollo. La necesidad de aplicar recortes le allanará el camino para terminar con algunas prácticas que se convirtieron en habituales durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Entre estas figuran la preferencia para la concesión de subvenciones a organizaciones no gubernamentales próximas al PSOE y los compromisos de contribuir con grandes cantidades de dinero a organismos internacionales como el PNUD y ONU-Mujeres, entre otros.

Se da por descontado que de los 1.016 millones de reducción en el Presupuesto de Asuntos Exteriores acordados el pasado 30 de noviembre, en torno a 900 saldrán de recortar los distintos programas de cooperación, especialmente las aportaciones voluntarias a esos organismos internacionales. De esa forma, la cantidad que se destinará a Ayuda al Desarrollo en el presente año será de algo más de 3.300 millones de euros.

Sin embargo, el nuevo Ejecutivo no hará más que seguir la línea de recortes emprendida por el Gobierno socialista en los dos últimos años, desde que comenzó a admitir la existencia de una crisis económica. Así, de un presupuesto de Ayuda Oficial al Desarrollo en el año 2008 de 5.509 millones de euros, se pasó a 4.277 millones en 2011, es decir 1.232 millones menos, con lo que España habrá aportado a final de este año a la ayuda al desarrollo, como máximo, en torno al 0,40 por ciento del PIB.

Como consecuencia de los recortes, José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que renunciar a su sueño de alcanzar el 0,7 por ciento del PIB en ayuda al desarrollo para el año 2012, para lo cual emprendió desde que llegó a La Moncloa una desenfrenada carrera para presentarse a España en los foros internacionales como el país más generoso. Duplicó la ayuda al desarrollo en solo tres años, comprometiéndose, por ejemplo, a entregar al PNUD, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo un total de 528 millones de euros, destinados sobre todo a la lucha contra la pobreza y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Además, se propuso ser el gran donante para el programa de Naciones Unidas para la Mujer (primero Unifem y luego ONU-Mujeres). Para ello, se comprometió a donar 225 millones de euros en cinco años, lo que sirvió para colocar a la ex ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en un puesto de asesora en ese organismo.

También hubo aportaciones a otros organismos de Naciones Unidas, la Agencia para los Territorios Palestinos, el Fondo Global contra el Sida o el Fondo del Agua, algunas de las cuales ya han sido reducidas.

El Gobierno aún no ha decidido dónde se aplicarán los recortes, pero tiene la determinación de estudiar cada uno de los compromisos voluntarios para ver cuáles puede dejar de ejecutar y, sobre todo, de hacer un uso más racional de los fondos, para evitar casos como el de dedicar medio millón de euros a la cúpula de Barceló en la sede de la ONU en Ginebra.

En cualquier caso, el Ejecutivo considera que, aunque es deseable alcanzar un mayor porcentaje del PIB en la Ayuda al Desarrollo, no es posible aspirar a ello, mientras persista la situación de crisis económica en España.

Próximas al PSOE

De igual modo, las rebajas se notarán en las ayudas a las organizaciones no gubernamentales de desarrollo, algunas de las cuales se vieron especialmente favorecidas por ser próximas al PSOE. Es el caso de Solidaridad Internacional, que presidió en su momento Leire Pajín y que, sólo en la convocatoria de Convenios de Cooperación de 2010, recibió 25 millones de euros, el 10 por ciento del total de las ayudas adjudicadas, superando los límites presupuestarios establecidos. El Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad se llevó 14 millones y «Las Segovias», otros 12. Y en la Convocatoria Abierta y Permanente, de los 1,15 millones de euros disponibles, la Fundación Mujeres (de Elena Valenciano) se hizo con 420.00 euros.

De igual modo, se concedieron 480.000 euros para un proyecto de La Asamblea de Cooperación por la Paz, pese a que en 2010 había sido condenada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por quedarse con parte del sueldo de dos de sus trabajadores.En octubre, recibió 217.000 euros.