DESTITUIDO DE LA PRISIÓN DE HUELVA

El fiscal investiga si el director de la cárcel favoreció a un narco

Francisco Sanz, destituido de la prisión de Huelva tras la investigación por dispensar trato de favor a presos traficantes

C. MORCILLO
MADRID Actualizado:

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, destituyó el lunes a Francisco Sanz como director de la prisión provincial de Huelva, debido a una «pérdida de confianza» en quien ha desempeñado ese cargo durante 14 años. Esa pérdida de confianza se ha producido tras una investigación interna que apunta a que este funcionario podría haber dispensado un trato de favor a varios presos, entre ellos uno de los capos del hachís más importantes de España, Anselmo Sevillano. Hoy mismo está previsto dar traslado de esas pesquisas a la Fiscalía para que investigue un posible delito de corrupción, según pudo saber ABC, lo que apuntalaría la gravedad del caso.

Instituciones Penitenciarias confirmó ayer la destitución de quien ha sido el máximo responsable de la cárcel onubense desde su inauguración en 1997 y que cuenta con una dilatada trayectoria a sus espaldas. Estas fuentes mostraron su sorpresa por lo ocurrido en esa prisión.

La investigación interna, que incluye la declaración de Francisco Sanz para explicar su versión, no ha concluido. En ella consta que Sanz habría adquirido un vehículo de gama alta, un «Lexus», en un concesionario de Sevilla que sería propiedad de Anselmo Sevillano. En esa transacción comercial pudo mediar algún tipo de ventaja para el funcionario que aún está por aclarar.

Cuando se produjo esa compra el narco onubense estaba huido de la Justicia, pero fue detenido el pasado mes de agosto en su mansión de Estepona (Málaga) en una de las urbanizaciones más lujosas de la zona. Entre sus colaboradores tenía a un guardia civil. Desde entonces está ingresado en la prisión de Huelva donde podría haber recibido un trato de favor. Sevillano guardaba más de 60 móviles, GPS y satélites en el momento de su arresto.

Pero este capo del hachís no sería el único preso que se habría beneficiado de una conducta poco ejemplar por parte del director del centro penitenciario. Las pesquisas apuntan a un supuesto trato preferente a una selecta lista de internos. En concreto, se está investigando la concesión de un permiso penitenciario irregular a un supuesto colaborador del narcotraficante, así como su posible vínculo con la transacción del coche de lujo, adquirido por Sanz.

Sanz ha permanecido al frente de la cárcel de Huelva desde 1997, salvo de 2008 a 2009, cuando dirigió el centro penitenciario Puerto III, en el Puerto de Santa María.