El fiscal cree que Garzón solo es juzgado por no ser un «juez al uso»

El magistrado dice al final de su segundo banquillo que tiene la «conciencia tranquila»

MADRID Actualizado:

El juicio a Baltasar Garzón por la «memoria histórica» quedó ayer visto para sentencia tras la encendida y clamorosa defensa del fiscal Luis Navajas a la causa que en su día abrió el juez contra los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo. Su informe ante los magistrados del Tribunal Supremo supuso tal aval a las tesis de Garzón y a las reivindicaciones de los familiares de las víctimas que a estos no les quedó más remedio que aplaudir. No lo había conseguido ni el abogado de Garzón.

El fiscal no ocultó ante el tribunal su «sospecha» de que el juez está sentado en el banquillo de los acusados no por la presunta prevaricación de la que le acusa Manos Limpias, sino por su personalidad, porque «no es un juez al uso». «Me pregunto si esa misma resolución (el auto en el que se declaró competente para investigar la «memoria histórica») dictada por otro magistrado hubiera merecido el mismo reproche penal por parte de los querellantes», dijo. En este sentido, Navajas recalcó que cuando un juez toma una decisión equivocada, esta «es corregible por la vía de los recursos, no por una querella», en referencia a la actuación de la acusación popular.

El fiscal del Supremo llegó a considerar «patético» que mientras en Argentina tienen a un juez dedicado a víctimas del franquismo, «persigamos aquí a un magistrado que procuró encauzar procesal y jurídicamente el contenido de esas denuncias (de las asociaciones de memoria histórica)». Al igual que había hecho minutos antes el abogado de Garzón, Gonzalo Martínez-Fresneda, también Navajas desvinculó la investigación de los crímenes de la Guerra Civil de los fusilamientos de Paracuellos, que Garzón se negó a investigar trece años antes. «Las víctimas de Paracuellos sí fueron identificadas, honradas e indemnizadas —había dicho Martínez-Fresneda—. Estas otras no».

En su derecho a la última palabra, Garzón aseguró que tiene la conciencia tranquila y que en todo momento obró conforme a la ley. «Las víctimas se merecían y se merecen una respuesta —dijo— para que no se produzca el olvido ni falte la memoria».