Eguiguren revela que el Gobierno pactó la cita de Ayete con ETA y Blanco le ridiculiza

El Ejecutivo se ve obligado a desmentir al presidente del PSE tras decir que Moncloa consensuó con Batasuna la reunión con Annan y Adams

BILBAO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, volvió a desmarcarse ayer de la línea oficial del PSOE al sostener que ETA y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero mantienen contacto «desde hace tiempo», lo que les habría llevado a pactar el documento presentado en la conferencia de Ayete por el grupo de «líderes» internacionales como percha para el anuncio de «cese definitivo» de la banda. No obstante, las palabras de Eguiguren fueron rotundamente desmentidas por el portavoz del Gobierno, José Blanco, que le desautorizó con tal rotundidad que incluso pareció ridiculizarle: Eguiguren «no sabe de lo que habla».

El político vasco, muñidor de la última negociación ETA-Gobierno, sostuvo que las conversaciones entre ETA y el Ejecutivo «están en marcha» desde tiempo atrás e incluso asegur que la dirección de la banda «conoce ya cuál será su futuro», porque el Ejecutivo sabe «dónde está cada miembro» terrorista y «está todo controlado». «Aunque nosotros mostramos que estábamos en contra, creo que esos textos estaban pactados, no por Rufi Etxeberria y Rubalcaba sentados en una mesa, pero es algo fácil poniendo a otro en la mitad», reveló ayer Eguiguren en una entrevista en euskera concedida a Euskadi Irratia, recogida por Ep.

Para Eguiguren, «ETA y el Gobierno están hablando desde hace tiempo» para acordar «lo de Ayete». «De lo contrario, ¿alguien cree que Kofi Annan y todos los que vinieron iban a asistir a San Sebastián sin conocer lo que se estaba haciendo? Detrás de ese papel (el documento de Ayete) había algo». El documento de Ayete incluye la negociación posterior con los terroristas sobre su desarme y sobre el futuro de los presos y equipara a las víctimas del terrorismo con los verdugos etarras.

Además, Egiguren acusó al PP de «hacer todo lo posible en los últimos veinte años para estropear cada intento del PSOE» por poner fin a ETA, pero pronosticó que ahora que estará al frente del Gobierno, dará pasos «por responsabilidad y por pasar a la historia». «Y si no lo hace, no somos muchos, pero creo que todos los vascos deberíamos ponernos en contra. Por eso dije que si el PP no ayudaba, no había que gobernar con el PP en Euskadi».

Blanco: «No es cierto»

De esta forma, Eguiguren, que como miembro del PSE sí tomó parte de la reunión en Ayete, comprometió seriamente al Ejecutivo saliente, que ha negado siempre cualquier contacto con la banda terrorista tras el atentado de la T-4 de Barajas en 2007 y que en su día se manifestó «completamente ajeno» a la denominada «conferencia de paz» celebrada en San Sebastián el pasado 17 de octubre.

La repercusión de las palabras de Eguiguren obligaron de inmediato a los Gobiernos central y vasco a desmentir «rotundamente» cualquier tipo de «diálogo o negociación» con ETA. «No es cierto. El señor Eguiguren no sabe de lo que habla», recalcó una y otra vez José Blanco tras el Consejo de Ministros. El Ejecutivo, informaron fuentes socialistas, prefirió no ir más allá en su valoración sobre las palabras del presidente del PSE, informa G. Sanz.

Estas declaraciones de Eguiguren, las últimas de una larga lista de desaires a su propio partido, volvieron a agitar las aguas en el seno del PSE, donde reconocen abiertamente su incapacidad para evitar las salidas de tono de su presidente, al que algunos ven «descontrolado» y «visiblemente frustrado» por los malos resultados cosechados por los socialistas, especialmente en Guipúzcoa. Mientras tanto, la «izquierda abertzale» y el PNV no tardaron en conceder credibilidad a las palabras de quien fue el emisario de Zapatero en el último proceso de negociación con ETA. «No puedo confirmar ni desmentir; si lo dice él, supongo que los contactos se habrán producido», dijo Josu Erkoreka. Y la portavoz batasuna Maribi Ugarteburu ahondó en el cisma abierto por Eguiguren al sostener que «cada vez más gente» dentro del PSE «apuesta por las ideas» de su presidente y no por Patxi López, que está «missing».