Duelo de Sorayas en el Congreso

Santamaría ya tiene nueva adversaria socialista en los debates de la Cámara Baja

Actualizado:

G. SANZ

MADRID

En 2008, tras perder unas elecciones generales por segunda vez, Mariano Rajoy comprendió que necesitaba una mujer como portavoz del Grupo Popular para anular el «efecto De la Vega» (María Teresa) que tanto rédito le estaba dando a José Luis Rodríguez Zapatero. Sustituyó a Eduardo Zaplana por Soraya Sáenz de Santamaría y le salió bien. Ahora, Alfredo Pérez Rubalcaba, que está en ese trance, va a probar con otra Soraya (Rodríguez) para anular el «efecto Soraya» (Sáenz de Santamaría) los miércoles en las sesiones de control al Gobierno. Mañana se empezarán a ver los duelos de estas dos vallisoletanas en la Carrera de San Jerónimo.

Soraya Rodríguez ha pasado por delante a los más favoritos en las «quinielas» para portavoz. Por este orden, el joven diputado vasco Eduardo Madina, que se queda como secretario general del grupo, y el veterano Ramón Jáuregui.

Muchos dentro del PSOE tenían puesta su mirada en él después de haber quedado fuera de la nueva Ejecutiva Federal, pese a que no se cansa de repetir en privado que quiere llevar ya una vida parlamentaria más tranquila tras su paso por el Gobierno.

En el Senado, Rubalcaba va a mantener como portavoz al exsecretario de Organización y secretario general de Aragón, Marcelino Iglesias. El senador socialista por Toledo y secretario general del PSOE en Talavera de la Reina, José Miguel Camacho, continuará como portavoz adjunto.

Además, el nuevo líder socialista comunicó ayer al todavía secretario general en Castilla-la Mancha, José María Barreda, quien dejará ese cargo en el próximo congreso regional (el favorito para sucederle es el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page), que ya no será presidente del Consejo territorial del PSE. El cargo pasa al líder socialista asturiano, Javier Fernández, para promocionarlo de cara a las elecciones del 25 de marzo.