El disfraz batasuno cosecha más concejales que el PNV
Los dirigentes de Batasuna celebran la victoria de sus «independientes» con pegatinas de los presos - REUTERS

El disfraz batasuno cosecha más concejales que el PNV

Bildu obtiene 953 ediles y ya es primera fuerza municipal. El PNV logra 872

I. R. / J. P.
SAN SEBASTIÁN/ MADRID Actualizado:

Lizarza, que en la legislatura que ahora termina se había convertido en emblema de las libertades con la llegada de Regina Otaola a su alcaldía, vuelve ahora a caer en las garras de ETA-Batasuna que copa sus siete concejalías. El ejemplo de esta localidad enclavada en la Guipúzcoa profunda describe con nitidez el retroceso en la lucha contra el terrorismo y sus cómplices que han supuesto estas elecciones una vez que el Tribunal Constitucional abrió las puertas a Bildu para que se colara en las urnas. En Guipúzcoa, la coalición logra 441 concejales, frente a los 187 del PNV, segunda fuerza.

Que la marca electoral de ETA se convierta en la primera fuerza de Guipúzcoa se traduce en que, además de en Lizarza, arrasa en otros municipios de importancia, como Hernani, donde desaparece el PP, Mondragón, Vergara, Lezo, Oyarzun, Pasajes, Azpeitia, Usúrbil. Gana posiciones, también, en municipios significativos como Azcoitia y Elgoibar, el pueblo en el que Otegi colocó a «uno de los nuestros». Resulta espeluznante que la coalición ideada por ETA triunfe en un lugar como Andoain, donde tras la tregua de Estella la banda asesinó a dos de sus vecinos, José Luis López de la Calle y Joseba Pagazaurtundúa. Segura se lo reparten entre Bildu y una plataforma abertzale. La última marca electoral de la banda gana posiciones, además, para recuperar Rentería después de casi 30 años de gobierno socialista. Con su alianza, EA entrega a los batasunos ayuntamientos de la importancia de Zarauz o Tolosa, y le ayuda a recuperar, en Vizcaya, localidades claves como Ondárroa, Bermeo, Elorrio, Lequeitio, Aulestia... Consigue tres concejales en Ermua, el pueblo del que era concejal Miguel Ángel Blanco.

Se encuentra, además, en disposición de recuperar en Álava una localidad emblemática para los proetarras como Llodio.Con su irrupción en ayuntamientos, juntas generales y Parlamento de Navarra, la «izquierda abertzale» toma el oxígeno que había perdido tras la ilegalización de Batasuna y refuerza con creces y, por tanto, de manera inquietante, el poder que en parte había recuperado en los comicios anteriores a través de ANV.

El caso es que Bildu recibirá más de medio millón de euros por sus resultados electorales. En concreto, le corresponden unos 172.000 euros por los 313.231 votos logrados en el País Vasco y Navarra, y 315.066 euros por los 1.138 concejales en ambas comunidades.