«PRIVILEGIOS»

Los diputados ponen fin a las «pensiones de oro»

Los bienes y rentas de los diputados y senadores serán públicos a la vuelta de las vacaciones

MADRID Actualizado:

Los bienes y rentas de los diputados y senadores serán públicos a la vuelta de las vacaciones. Así lo acordaron ayer las mesas conjuntas del Congreso y del Senado, que presentaron una propuesta para modificar la ley Electoral e incluir este artículo: «El contenido del registro de intereses tendrá carácter público», con el fin de que las actividades, rentas y bienes de los parlamentarios puedan ser consultados por todos. La reforma se hará mediante una Proposición de Ley, respaldada por todos los grupos parlamentarios, que se tramitará por procedimiento de lectura única (urgente) en junio y julio. El objetivo es que en septiembre de este año, las páginas web de las Cámaras contengan las declaraciones de bienes patrimoniales y rentas de los diputados y senadores.

Es un paso más en el camino de la transparencia de la actividad parlamentaria en España. La medida, que presentó el presidente del Congreso, José Bono, no viene sola. Los diputados también han decidido poner fin al complemento de pensión que disfrutaban y que les servía para cobrar la prestación máxima cuando permanecían en su escaño dos legislaturas. Son las conocidas como «pensiones de oro», que provocaron un encendido debate en la calle hace meses, cuando empezaron a cuestionarse los «privilegios» de los diputados.

Incompatible

Además, la indemnización mensual por cese será incompatible con cualquier trabajo remunerado. También será incompatible con el cobro de pensión. Se eliminan, asimismo, las percepciones a favor del cónyuge o hijos menores de 25 años por fallecimiento del parlamentario. La entrada en vigor de todas estas medidas será inmediata, pero se mantendrán los derechos adquiridos.

La reforma de los «privilegios» de los parlamentarios se completa con un endurecimiento de las incompatibilidades. En la propuesta presentada por Bono, junto al presidente del Senado, Javier Rojo, se recuerda que la «dedicación absoluta» es una obligación, aunque existen excepciones previstas en la ley. Ahora se intenta «extremar el rigor en la concesión de compatibilidad», algo que a algunos grupos, como ERC, les ha parecido claramente insuficiente.