EL GOBIERNO INCUMPLIÓ SUS PROMESAS

Desconfían de Zapatero y piden ayuda a los candidatos

CORRESPONSAL EN CARACAS Actualizado:

Los españoles en Venezuela se sienten abandonados y desatendidos por los dos gobiernos, tanto de aquél lado del Atlántico como de éste. El empresario Antonio Ruiz Zapata acusa al Ministerio de Asuntos Exteriores, donde la actual ministra, Trinidad Jiménez sucedió a Miguel Ángel Moratinos, de haberles engañado después de que les prometieran, hace dos años tanto en Madrid como en Caracas, que el pago de sus indemnizaciones estaba garantizado.

«El Gobierno español nos engañó como a niños. Nos han tomado el pelo. Nos han mentido», señala el productor canario alzando un significativo dedo acusador. Del mismo modo reacciona Félix Barbero, presidente de los 59 centros españoles que integran la federación. «Parece que al gobierno socialista sólo le interesan los contratos de los astilleros, los de las lanchas patrulleras que le ha encargado Hugo Chávez. A los candidatos españoles les pedimos que no nos cataloguen como ignorantes, que nos apoyen en nuestra lucha», acota Barbero.

Paulino Rivero, candidato de Coalición Canaria (CC) a la presidencia del gobierno de las Islas, pide que «se indemnice a los agricultores canarios que residen en Venezuela y que el gobierno de España apoye sus reivindicaciones».

Graves consecuencias

Las consecuencias de las expropiaciones se han notado en el propio mercado venezolano. El diputado Hiram Gaviria, opositor de Chávez, explica a ABC cómo, por ejemplo, tras su expropiación, la empresa canaria «Agroisleña» ha dejado de suministrar semillas de patata y cebolla a los pocos agricultores que quedan en Venezuela. La caída de la producción interna ha sido tan brutal que ha forzado a Chávez a importar el 70 por ciento de los alimentos que se consumen en el país como consecuencia del desabastecimiento provocado por su política.