El ciberacosador más peligroso

La Fiscalía pide 359 años de cárcel al mayor ciberacosador de España, que está libre

CRUZ MORCILLO
Actualizado:

MADRID

Una no salió de su casa durante meses; otra amenazó con suicidarse, a una tercera le dijo que le iba a dar una paliza y a partirle un brazo. Son las consecuencias del infierno en el que vivieron decenas de adolescentes y mujeres mayores de edad, las víctimas de «Camaleón», el más peligroso ciberacosador detenido hasta ahora en España. Ayer se sentó en el banquillo de la Audiencia de Madrid, acusado de delitos de pornografía infantil, revelación de secretos, amenazas graves y vejaciones, entre otros.

La Fiscalía pide para Jorge M. C., de 27 años, la pena más alta jamás solicitada en un caso de estas características: 359 años de prisión. Pese a la gravedad de los delitos de los que se les acusa, «Camaleón» está en libertad provisional y, según ha sabido ABC, trabaja en una empresa de Alcobendas (Madrid) relacionada con sus acreditados conocimientos informáticos. Y ello pese a que en teoría tiene prohibido el acceso a un ordenador.

La Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía Nacional dio con él tras presentar una menor una denuncia relatando el chantaje en el que vivía. «Entre 2007 y 2009, ocultando su verdadera identidad y edad, utilizando fotografías de adolescentes o jóvenes contactó en sitios web con numerosas personas, muchas menores, con las que iniciaba conversaciones a través del Messenger (sistema de intercambio de mensajes)», recoge el escrito del fiscal.

La Policía logró llegar hasta su lugar de conexión a internet, la casa de sus padres en Chipiona (Cádiz). Allí le intervinieron numeroso material informático, prueba de los delitos que se le atribuyen. El análisis permitió identificar a 250 víctimas del depredador, aunque solo tres se atrevieron a denunciarlo. Una de ellas fue María, de Canarias. Tuvo que estar en tratamiento psicológico, pasó meses recluida en su casa y dejó el trabajo que había conseguido, incapaz de librarse de las garras de «Camaleón», bautizado así por su habilidad para hacerse pasar por chico o chica.

A partir de hoy declararán 81 víctimas ante el Tribunal. El informático arrebataba las contraseñas de las chicas mediante un troyano o dirigiéndolas a un servidor remoto. Cuando ya tenía todos sus datos, empezaba el calvario. Las obligaba a que se desnudaran y masturbaran delante de él mientras las grababa, con la amenaza de enviar fotos de las chicas a todos sus contactos.

«Esto provocaba una situación de angustia en las chicas, que comprobaban que de nada servía si le borraban porque se agregaba desde otra cuenta, llegando a utilizar varias», precisa el Ministerio Fiscal.

Tras ser detenido quedó en libertad y a los dos meses estaba acosando a otras víctimas. Fue arrestado de nuevo y encarcelado, pero solo unos meses. Desde entonces está libre.