Chacón recurre a Andalucía y relega al PSC para competir por el poder del PSOE

Chacón recurre a Andalucía y relega al PSC para competir por el poder del PSOE

En el pueblo almeriense de su padre anunciará su candidatura «para encabezar un nuevo tiempo en el PSOE»

VALENCIA Actualizado:

Olula del Río es un pueblo almeriense, de unos 6.500 habitantes, gobernado por el PP con el 57% de los votos. Un pueblo andaluz normal que, sin embargo, tiene su particular hecho diferenciador: allí nació el padre de la exministra Carme Chacón.

Por ello, y otras connotaciones de fondo, Olula del Río ha sido el escenario elegido por Chacón para lanzar su desafío a Alfredo Pérez Rubalcaba por el liderazgo del PSOE que se dirimirá en el Congreso Federal de febrero, según anunció ayer en Valencia la propia ex ministra de Defensa.

«Estoy lista para encabezar un tiempo nuevo en el socialismo español», aseguró Chacón desde la sede valenciana de UGT, donde recibió el respaldo de varios dirigentes del socialismo valenciano (principalmente los identificados con el ex presidente autonómico Joan Lerma y la ex ministra Leire Pajín); «mucha gente en España no puede esperar más». A su juicio, hay que crear «un PSOE fuerte para la alternancia y para gobernar cuanto antes». El acto, en el que también se dejaron ver algunos afines al secretario general valenciano, Jorge Alarte —que no acudió—, fue organizado por los diputados valencianos firmantes del manifiesto «Mucho PSOE por hacer», según explicó el castellonense Joaquim Puig (cabeza visible del sector lermista).

El enfrentamiento entre Chacón y Rubalcaba tendrá lugar nueve meses después de que, entre sollozos, la entonces titular de Defensa renunciase —«para evitar la división en el partido»— a presentarse a las primarias del PSOE. En Almería estará arropada por compañeros de Gabinete como Francisco Caamaño, Miguel Ángel Moratinos, Leire Pajín, Juan Fernando López Aguilar o la mismísima coordinadora del programa electoral de Rubalcaba, Cristina Narbona.

¿Por qué elige Andalucía? Aquí se entra en el terreno de las razones de fondo. Primero: supone un guiño a la mayor federación socialista, que aportará el 25 por ciento de los delegados del 38 Congreso Federal que se celebrará en Sevilla. Segundo: se celebran elecciones autonómicas en primavera. Tercero (y más importante): supone el maquillaje perfecto para lavar su perfil catalanista, alentado cuando era ministra por su defensa a ultranza del Estatut o por la llamada al desacato a la sentencia del Tribunal Supremo en contra de la inmersión lingüística. De este modo relega a un segundo plano al PSC, que ha protagonizado sucesivas fricciones con el PSOE en los años del «zapaterismo».

El paso al frente de Chacón llega cuando el PSOE bien podría estar llamando a la puerta del camarote de los Hermanos Marx. Los extremeños desean un tercer candidato; el castellano-manchego Barreda no lo ve probable y asegura que la decisión de los suyos no está decantada; el alcalde de Tolego, Emiliano García-Page, lideró ayer la reunión del municipalismo en Ferraz sin aclarar si se presentará, y el valenciano Alarte tampoco quiere posicionarse aún.

Por otra parte, el texto de la ponencia marco del 38 congreso federal del PSOE, recogerá que los futuros candidatos del PSOE a la Presidencia del Gobierno saldrán elegidos del voto de los ciudadanos, como en Francia.