El «caso Nóos» no recibirá un «tratamiento diferente»

Conde-Pumpido aclara que Urdangarín no goza de ninguna protección especial

PALMA DE MALLORCA Actualizado:

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, se pronunció ayer, a preguntas de los periodistas, sobre las investigaciones judiciales que se están llevando a cabo en relación con los dos convenios de colaboración suscritos en 2005 y 2006 entre el Gobierno balear y el Instituto Nóos, que en aquel momento presidía Iñaki Urdangarín, Duque de Palma.

Minutos antes del inicio de una Junta de Fiscales Superiores en Palma de Mallorca, Conde-Pumpido señaló: «No he recibido ninguna presión. La Fiscalía trabaja en este caso exactamente igual que en cualquier otro, garantizando la presunción de inocencia y los derechos fundamentales de todos y tratando de esclarecer al máximo los intereses generales».

Conde-Pumpido recordó que, si bien el Rey y el Heredero de la Corona sí tienen protección especial en materia judicial, Iñaki Urdangarín no goza de este privilegio, por lo que para el ministerio fiscal éste «no es un caso que requiera un tratamiento diferente» y la Fiscalía «trabajará con los mismos criterios que actúa, que siempre son de rigor y de legalidad».

La Fiscalía Anticorrupción de Baleares y el juez instructor del llamado «caso Palma Arena», José Castro, ven indicios de una presunta malversación de fondos públicos por parte del Instituto Nóos, que percibió 2,3 millones de euros por la organización de dos foros sobre turismo y deporte. Una parte de dichos fondos se habría desviado a varias empresas vinculadas de manera directa a Urdangarín y a quien entonces era el gerente del Instituto, Diego Torres, que el pasado verano fue imputado ya en el caso.

Esta investigación forma parte de una de las 25 piezas en que en estos momentos se encuentra dividido el «caso Palma Arena», que originariamente sólo investigaba el sobrecoste de este equipamiento deportivo. Con posterioridad, fueron incluidas en el sumario las indagaciones sobre el incremento patrimonial del expresidente balear, Jaume Matas, así como las aportaciones económicas hechas por el Ejecutivo autonómico a diversas entidades, entre ellas Nóos.

Según ha publicado «Diario de Mallorca», el Duque de Palma habría facturado —a través de su empresa Aizoon— un total de 275.000 euros por sus gestiones en la celebración del primero de los dos foros previstos.

El citado rotativo también ha publicado que además se está investigando si, supuestamente, una empresa vinculada a Urdangarín habría percibido unos 300.000 euros por labores de consultoría de imagen del equipo ciclista Islas Baleares. El Gobierno regional aportó unos siete millones de euros para el patrocinio de este equipo durante la legislatura 2003-2007.

La Fiscalía de Baleares está analizando en estos momentos toda la información recogida en los distintos registros que se llevaron a cabo la pasada semana en la sede del Instituto Nóos —situada en Barcelona— y en varias empresas vinculadas a este Instituto.

Pendientes de la decisión

Respecto a la posible imputación de Urdangarín, Conde-Pumpido afirmó que «una vez que se hayan practicado todas las investigaciones, será el fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Antonio Salinas, el que tenga que tomar la decisión sobre por dónde continúan las investigaciones. Pero, de momento, estamos trabajando intensamente y no hay ninguna decisión tomada sobre el siguiente paso que hay que dar», concluyó.