Bronca en el Senado por los negocios de la familia Chaves

MADRID Actualizado:

El Pleno del Senado retomó ayer el periodo de sesiones como lo finalizó; con una monumental bronca entre PP y PSOE con el vicepresidente Manuel Chaves y los negocios de su hijo como protagonistas. Dos preguntas en la sesión de control de los senadores populares Rafael Salas y Sebastián Pérez, derivaron en un enfrentamiento entre socialistas y populares, ante el que el presidente de la Cámara Alta, Javier Rojo, se mostró impotente para frenar los gritos y las descalificaciones. Llegó a reconocer que cuando se viera la sesión por televisión «nos avergonzaremos» del «lamentable» espectáculo.

Salas entró a saco y aseguró que «no hay manto político que tape los hechos de la Junta» y que el Gobierno «no puede ser el refugio de sus escándalos». Chaves, en su respuesta, sacó el caso Gürtel y la «conducta del señor Camps que amenaza con la censura a los medios de comunicación». Esta alusión a la Gürtel provocó el escándalo.