CATALUÑA EXIGE UN «PACTO FISCAL»

Mas avisa al PP de que su apoyo es solo un «depósito a plazo»

MADRID Actualizado:

El presidente de Cataluña, Artur Mas, advirtió ayer que el apoyo que prestó al Gobierno el pasado miércoles en el Congreso para aprobar los primeros recortes es un «depósito a plazo», y que su renovación dependerá de que se mantenga «la confianza» con avances como el pago por parte del Estado «de las deudas contraídas con Cataluña» y, fundamentalmente, de la obtención del pacto fiscal.

Mas, —que protagonizó en Madrid un desayuno informativo de Europa Press—, se esforzó en negar que ese apoyo vaya a tener como contrapartida el voto del PP a los presupuestos catalanes. CiU tiene otras opciones abiertas, aseguró el presidente catalán, e incluso estaría dispuesto a adelantar elecciones «si el país se vuelve ingobernable». La única contrapartida es dinero.

«Cataluña no puede seguir soportando un déficit fiscal de la magnitud que tenemos», dijo, de un volumen «que no tiene precedentes en Europa», y en ese sentido subrayó que quien piense que el bloqueo a un pacto fiscal «no tiene consecuencias se hace trampas en solitario». No obstante evitó mencionar «un plan de amenazas» para no dar titulares. Pero insistió: «la simbiosis del conjunto de España, de sus instituciones y la sociedad catalana está en un divorcio creciente.

El pacto va a ser, no sé si la más grande o la última oportunidad de recomponer la sintonía».

En un ejercicio de pedagogía, Artur Mas explicó que su coalición ha respaldado los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy por «coherencia» con las políticas que CiU está practicando en Cataluña, y que tienen que ver con valores donde no caben «ni la pereza, ni el subsidio, ni la autocomplacencia».