El vicepresidente tercero del Ejecutivo, Manuel Chaves - EFE

El PSOE apela al Reglamento para intentar frenar la ofensiva del PP contra Chaves

Zapatero deja solo al vicepresidente en el Senado en el momento de contestar a preguntas sobre corrupción en Andalucía

MADRID Actualizado:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dejado hoy solo al vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, a la hora de responder las preguntas que le viene haciendo el PP sobre los casos de corrupción en Andalucía que afectan a su familia. Rodríguez Zapatero ha decidido retrasar al final de la sesión de control las respuestas a sus preguntas que, habitualmente, son las primeras que contesta, evitando así estar sentando junto a Chaves en el momento de más crispación de la Cámara Alta.

En la sesión de esta tarde, no se ha llegado a la monumental bronca de la semana pasada, pero la secretaria general del Grupo Popular, Ruth Porta, ha pedido la palabra para apelar al Reglamento del Senado e intentar frenar así la ofensiva del PP contra los negocioss del hijo de Chaves. La senadora socialista ha pedido al presidente del Senado, Javier Rojo, que cumpla los artículos 103 y 101 a del Reglamento, asegurando que "no vamos a seguir aceptando la vulneración del Reglamento para insultar a las familias. Es la dignidad de esta Cámara".

«A Chaves le ha pillado el toro y se encuentra en la enfermería política», señaló Pérez

Los artículos a los que apela el Grupo Socialista se refiere a que los senadores serán llamados al orden cuando interrumpan y profieran palabras ofensivas al decoro de la Cámara". En respuesta a la petición del PSOE, ha tomado también la palabra el portavoz del Grupo Popular, Pío García-Escudero, asegurando con ironía que van "a pedir información no vaya a ser que se haya reformado el Reglamento y no nos hayamos enterado".

Los populares presentaron dos preguntas, a través de los senadores Rafael Salas y Sebastián Pérez. El primero acusó a Chaves de ser "la X política de la trama de los ERE" y le advirtió que "no recurra a la chatarra informativa del Gürtel" para responderle, porque ello significa que "está desesperado y no tiene nada". Por su parte, Pérez afirmó que a Chaves "le ha pillado el toro y se encuentra en la enfermería política", señalando que "los éxitos de su familia no son frutos del azar".

Chaves intentó defenderse, una vez más, pidiendo "respeto" para su familia y afirmando que las acusaciones sobre su familia son "mentira". El vicepresidente esgrimió varias cartas de empresas a las que se ha relacionado con su hijo y que aseguran que éste no fue comisionista y calificó de "fraudulentas" las acusaciones.