Zapatero reclama un acuerdo sobre el sueldo de los funcionarios

SANTIAGO. A. Aycart
Actualizado:

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que sería partidario del acuerdo y no del recurso en el conflicto planteado por la sentencia de la Audiencia Nacional sobre las retribuciones de los empleados públicos, una materia en la que pidió al Gobierno «generosidad» y reclamó que abra de inmediato un diálogo con los sindicatos.

«Más allá del debate jurídico, creo que el vicepresidente del Gobierno para las crisis, Mariano Rajoy, debería llamar urgentemente a los secretarios generales de CCOO y UGT para negociar. Sorprende que no lo haya hecho antes, pese a la actitud responsable de los sindicatos», afirmó el dirigente socialista a los periodistas durante la I Convención Municipal que clausuró ayer su partido en Santiago de Compostela.

Zapatero pidió expresamente a José María Aznar «que intente llegar a un acuerdo antes de dejar que se genere un conflicto incluso jurisdiccional, de resultado incierto», para subrayar que «se puede discrepar y recurrir, pero no negar legitimidad a quien no comparte tu opinión». «Un Gobierno en condiciones tiene que tener reflejos políticos y pensar a medio y largo plazo, en las consecuencias de alargar el contencioso», agregó el secretario general socialista, quien precisó que «al PP parece que le ha entrado el furor por los conflictos. Si ya hay uno cierto entre el Ejecutivo y el Poder Judicial, no metamos también al Legislativo. No tiene ningún sentido que el Parlamento entre también en el debate».

La Convención Municipal que reunió este fin de semana en la capital de Galicia a más de 800 alcaldes, concejales y responsables de política local del PSOE, propugnó ayer la reforma de la Ley de Haciendas Locales de 1998, tras un pacto de Estado entre todas las fuerzas políticas que garantice una financiación de las entidades locales «estable y suficiente». Los socialistas, que propugnan un Pacto Global de Financiación en el que intervengan el Estado, las Comunidades y los Ayuntamietos, rechazan que cualquier reforma del actual sistema tributario se haga gravitar sobre los ciudadanos en las conclusiones de su Convención.

Propone también el PSOE que las corporaciones locales gestionen los tributos «sin dependencia del Estado», lo que a su juicio dotaría a la Administración municipal de «más eficacia y equidad distributiva»