Zapatero recibe en Zaragoza la primera gran manifestación por la grave crisis económica

ROBERTO PÉREZ | ZARAGOZA
Actualizado:

«Si esto no se arregla, huelga, huelga, huelga». Ese fue uno de los contundentes gritos que, a medio camino entre lo reivindicativo y la advertencia, lanzaron las alrededor de 35.000 personas que se dieron cita ayer en la manifestación convocada por UGT y Comisiones Obreras (CC.OO.), y secundada también por las centrales sindicales OSTA y UPTA. Los sindicatos han medido fuerzas y lo han hecho en Zaragoza. La de ayer no fue sólo una manifestación de ámbito local o regional. Fue también la primera gran movilización nacional que tiene que encajar el PSOE de Zapatero ante una situación económica que ha disparado el desempleo y que ha instalado la zozobra en el mercado laboral español.

La capital del Ebro se convirtió en escenario de toda una confirmación del poder de convocatoria de los sindicatos y de lo que puede ser el futuro inmediato ante una crisis económica que no mengua en sus efectos. Los manifestantes dejaron claro que, de no corregirse el rumbo, el Gobierno acabará encontrándose con una huelga general.

Aragón, azotada por el paro

En el ámbito regional, la gran manifestación que ayer recorrió las calles de Zaragoza es también un correctivo para el Gobierno aragonés PSOE-PAR, presidido por el socialista Marcelino Iglesias. El complaciente discurso en el que se había instalado el Ejecutivo autónomo se truncó tras la Expo. La Muestra Internacional del pasado verano ayudó a encubrir los efectos de una crisis que, acabada la Expo, afloraron con rotundidad en esta región. En cuestión de unos meses, el paro se ha disparado hasta las 67.000 personas y es raro el día en el que no sea noticia algún Expediente de Regulación de Empleo (ERE). En doce meses, el paro ha aumentado un 75 por ciento en Aragón, y la tendencia sigue al alza.

En la manifestación de ayer se dejaron ver, y escuchar, trabajadores de algunas de las muchas empresas aragonesas afectadas por procesos de regulación de empleo. Entre ellas, firmas como La Bella Easo, Pipelife, Alcoa, Tudor, Codesport y Galerías Primero. Especialmente significativa fue la presencia de trabajadores de la factoría que General Motors tiene en Figueruelas (Zaragoza), inmersa ya en dos ERE. Unos 2.000 empleados de esta fábrica se sumaron a la manifestación de ayer, encabezados por el presidente del comité de empresa de esta planta de GM, Juan José Arcéiz.

Contra los ERE

Durante la marcha se corearon gritos contra la situación económica y reclamando soluciones ante la crisis. Tampoco faltaron los reproches a lo que consideran que está siendo una excesiva presentación de expedientes de regulación de empleo por parte de las empresas.

«Ante la crisis: empleo y protección social» fue el lema de la marcha y el que reflejaba la pancarta que abría la manifestación, a la que también acudieron representantes de los partidos políticos Chunta Aragonesista (CHA) e IU. Portando la primera pancarta estaban, entre otros, los responsables regionales de UGT y de CC.OO., Julián Lóriz y Julián Buey, respectivamente. Partió de la Plaza de San Miguel y finalizó, una hora más tarde, en pleno centro de la capital aragonesa, en la Plaza de Aragón.

Advertencias sindicales

Julián Lóriz advirtió de que los sindicatos «tenemos la determinación de no resignarnos ante esta situación y vamos a poner a los trabajadores a la ofensiva, en la defensa del empleo y de la protección por desempleo». Reclamó a los gobiernos que pongan en práctica políticas eficaces para luchar contra la crisis y en defensa del empleo y de la protección social; y a los empresarios exigió que dialoguen, negocien y no impulsen expedientes de regulación de empleo que resulten abusivos.

Por su parte, el secretario general de CC.OO. en Aragón, Julián Buey, destacó que la crisis «está afectando a los trabajadores, que están acabando en el desempleo». «Estamos pagando una factura muy alta por la crisis y no vamos a pagar más facturas, con disminución de los salarios, reformas laborales que lleven a flexibilizar mucho más el mercado laboral, abaratamiento de despidos o hacerlo gratuito».

Reproches hacia el PSOE

El PP sumó ayer su voz a la de los trabajadores para reclamar al PSOE que intervenga ante la crisis. El portavoz del PP en las Cortes de Aragón, Eloy Suárez, reprochó la actitud que están manteniendo los socialistas a nivel nacional y puso como ejemplo la situación en Aragón, con un presidente, Marcelino Iglesias, «que mientras la crisis avanza, no tiene ninguna prisa para dar cuenta en el Parlamento».

Eloy Suárez recordó que la última vez que el presidente del Gobierno aragonés compareció en las Cortes regionales para hablar de la situación económica fue el 21 de noviembre, hace dos meses, y -remarcó- no fue a petición propia sino por iniciativa del PP y de CHA.