Zapatero y Solbes, en una imagen de archivo / ABC
Zapatero y Solbes, en una imagen de archivo / ABC

Zapatero planea dar la vicepresidencia económica a Salgado y «fichar» a Manuel Chaves

De la Vega se mantendrá y Blanco relevará a Magdalena Álvarez al frente del Ministerio de Fomento. Griñán será el nuevo presidente de la Junta de Andalucía

G. SANZ / LUIS AYLLÓN | MADRID / ESTAMBUL
Actualizado:

José Luis Rodríguez Zapatero va a remodelar el Gobierno para darle un impulso en un momento clave de fuerte desgaste político del PSOE por la recesión y las negras previsiones sobre el futuro de la Economía Española, según aseguran a ABC fuentes socialistas. La publicación ayer por este periódico, de la entrada en el Ejecutivo del hasta ahora presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, pareció precipitar por momentos una insólita crisis de Gobierno con el presidente en el extranjero. Concretamente en Praga y Estambul con el presidente de los EE.UU., Barack Obama. Pero el propio Zapatero se encargó de enfriar el tema. Las noticias sobre la remodelación del gabinete eclipsaron en cierta medida la ansiada «foto» con Obama en Praga y la rueda de prensa con el primer ministro turco en Estambul.

El presidente del Gobierno no desmintió que vaya a hacer crisis, pero intentó esquivar el debate con la afirmación escueta de que no suele hacer comentarios de estos temas y «fuera de España todavía menos». «Cada uno es libre de dar la información que quiere y veremos si se acierta o no».

Según algunas fuentes socialistas, Zapatero ha decidido un Ejecutivo con tres vicepresidencias: María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia; Elena Salgado, vicepresidenta segunda y ministra de Economía; y Manuel Chaves, vicepresidente tercero de asuntos territoriales. Sale del Ejecutivo el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, fuertemente cuestionado por el deterioro de la situación económica en el último año y que había dado sobradas muestras en público de no querer seguir al frente de una cartera. Y sale también la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, para que entre en el Gobierno el vicesecretario general del PSOE, José Blanco. De rebote, eso significará que la secretaria de Organización, Leire Pejín, asumirá de facto todo el poder orgánico socialista.

La remodelación podría traer consigo una reducción del gabinete si se unifican carteras. El Ministerio de Administraciones Públicas, que hasta ahora ocupaba Elena Salgado, será asumido por Chaves, quien deja Andalucía después de 20 años de poder omnímodo que daba ya señales de desgaste.

Elecciones de 2008

No pasó desapercibido para el poder socialista el hecho de que en las elecciones de marzo de 2008 Chaves obtuviera en Andalucía 164.572 votos. En octubre pasado, Manuel Chaves había hecho un amago de retirada, pero la fuerte tensión en el «aparato» del PSA-PSOE, en concreto entre Luis Pizarro y Gaspar Zarrías, llevó a Chaves a cerrar el debate. La nominación de José Antonio Griñán, actual vicepresidente y consejero de Economía, y «mano derecha» de Chaves, viene a solventar el problema, según fuentes del PSOE andaluz.

Fuentes socialistas consultadas creen que el Ejecutivo va a ganar «peso político» no sólo con la entrada de Chaves, «también con la de José Blanco» como ministro de Fomento. De hecho, Blanco se había convertido en el «ariete» socialista por excelencia los lunes en las ruedas de prensa de la Ejecutiva Federal. Aunque algunas fuentes sostienen que su paso por Fomento es sólo una estación intermedia para asumir el liderazgo del partido en Galicia, él no se cansa de repetir que no entra en sus planes volver a su tierra natal.

Al cierre de esta edición se desconocían más detalles de la remodelación que pretende el presidente del Gobierno y si afectará a más miembros del gabinete. En la pasada Navidad, el jefe del Ejecutivo aseguró a los periodistas que no quería hacer crisis de Gobierno antes del semestre de Presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010, pero los acontecimientos, sobre todo los datos económicos, han terminado por aconsejarle no retrasar la medida.

Este año no habrá recuperación económica. Lo ha dicho el Banco de España. Y, lo que es más preocupante, probablemente, en 2010 tampoco España saldrá de la crisis.Tras 14 años consecutivos de expansión (que curiosamente comenzó en el último trimestre de 1995, con Solbes de ministro de Economía de Felipe González), España sufrirá en 2009 la peor caída del producto interior bruto (PIB) desde la Guerra Civil.

El Banco de España avisa de que la economía se contraerá un 3%, no el 1,6% previsto por el Solbes de Hoy. Un Solbes que hace no tantos días dijo envidiar a Mariano Fernández Bermejo por su condición de ex ministro.

Virulenta recesión

La virulencia de la recesión contamina todo sector, no sólo el de la Construcción, que fue el primero en empezar a caer. En el informe de proyecciones del Boletín Económico, el Banco de España aparca la recuperación más allá de 2010, aunque prevé que en el segundo semestre del próximo año la economía empezará a estabilizarse. Un dato positivo que, en cualquier caso ya «rentabilizará» políticamente una Elena Salgado en la que el presidente del Gobierno ha depositado mucha confianza.

Salgado, a quien se le atribuye gran afinidad con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha pasado por el Ministerio de Administraciones Públicas sin gran protagonismo político público, pero sí en la «sombra», consciente de que el debate de la financiación es sobre todo del Ministerio de Economía. Ahora tendrá que convocar al Consejo de Política Fiscal y Financiera que apruebe el modelo.