Zapatero «parecía un marciano» en la ONU, dice el líder popular en el congreso del PP de Canarias

BERNARDO SAGASTUME
Actualizado:

LAS PALMAS. Durante el viaje a Nueva York se puso de manifiesto que José Luis Rodríguez Zapatero «parece alguien de otro planeta, quizá un marciano», ya que daba a entender que «los que estaban allí escuchando eran tontos». «Y lo malo es que no lo eran», dijo entre aplausos Mariano Rajoy, ayer, en el cierre del XII Congreso del Partido Popular (PP) de Canarias, celebrado en Las Palmas de Gran Canaria y que confirmó a José Manuel Soria como presidente regional.

La referencia a los líderes italiano y francés que hizo Zapatero en su discurso de la pasada semana ante la Asamblea de las Naciones Unidas fue duramente criticada por Rajoy. «¡Cómo va a decir que Sarkozy y Berlusconi le tienen envidia!; no puede decirlo, porque eso es hacer el ridículo y afecta a la economía española». Con sus palabras, «puso colorados a una mayoría de españoles, por vergüenza». En cambio, según su criterio, debería haber dicho que «España es un gran país, que ha avanzado mucho en los últimos años y que confiaran en España, porque si bien está pasando problemas, como todo el mundo, cuando se genera oportunidad, el país siempre está a la altura de las expectativas».

Sin embargo, en el actual contexto internacional de crisis financiera, la economía del país se enfrenta a muchos problemas, aunque entre ellos hay uno que ve como el más importante: «Nadie se fía de nuestro Gobierno, y cuando esto sucede se destruye empleo, no se crean puestos de trabajo y disminuye el bienestar. Ése es el problema».

Rajoy, que al comenzar su discurso recordó a las víctimas del accidente aéreo del 20 de agosto en Barajas -en su mayoría canarias-, criticó el proyecto de Presupuesto para 2009, ya que «es increíble, porque nadie cree en él» y porque «no va a servir para salir de la crisis, sino que la va a agravar». Se trata, dijo, de unas cuentas para «salir del paso, para esperar a que escampe, que es la especialidad del Gobierno, que no gobierna».