Zapatero, investido presidente del Gobierno en segunda votación con mayoría simple

No ha habido sorpresas de última hora y José Luis Rodríguez Zapatero se ha convertido en el primer presidente del Gobierno elegido por mayoría simple. Aún así, el jefe del Ejecutivo no ha perdido la

REDACCIÓN /AGENCIAS |
Actualizado:

No ha habido sorpresas de última hora y José Luis Rodríguez Zapatero se ha convertido en el primer presidente del Gobierno elegido por mayoría simple. Aún así, el jefe del Ejecutivo no ha perdido la sonrisa y se ha mostrado "más contento que hace cuatro años" al abandonar el hemiciclo entre los aplausos y las felicitaciones de sus compañeros de partido y de los miembros de la oposición.

El aún presidente en funciones llegaba al Congreso de los Diputados pasadas las 12 del mediodía para someterse a una segunda votación - por imperativo constitucional no puede existir entre las dos votaciones un tiempo inferior a 48 horas- con semblante tranquilo y con su discurso bien preparado: diálogo y voluntad de pactos.

Consciente de que sólo contaba con los votos de los 169 diputados de su partido, Zapatero, que contaba con el apoyo desde la tribuna de su padre y de su mujer Sonsoles, se ha dirigido ante el pleno en la X sesión de investidura de la democracia, para avanzar que que su pauta de comportamiento en esta legislatura será el diálogo y que, entre los "muchos escenarios de encuentro posibles", no descarta "cauces de colaboración estables y predecibles".

El líder socialista, que ha vuelto a incidir, como ya hiciera el pasado martes, en su "idea de España" y en los principales compromisos de su proyecto para los próximos cuatro años, se ha dirigido a todos los grupos, y especialmente al PP, para reclamar su colaboración en cuatro áreas esenciales: el diseño de la estrategia antiterrorista, la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional, la definición de las prioridades de la Presidencia española de la UE en 2010 y la modernización de la administración judicial.

La oposición abierta al diálogo

En su intervención, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha preferido referirse a los "problemas de los españoles" y ha remarcado los, en su opinión, preocupantes datos de la inflación y de la modificación a la baja de la previsión de crecimiento. También ha recuperado el trasvase de agua y ha hablado de "ineficacia" para resolver el problema. Siguiendo con el repaso a la actualidad, el líder popular ha lamentado el nuevo caso de violencia de género ocurrido ayer por ser un "un error del sistema".

Sin embargo, aunque ha comenzado recordando que los 'populares' votarían negativo a la investidura de Zapatero, ha coincidido con el candidato socialista en que el acuerdo y los pactos de Estados entre los dos principales partidos son fundamentales en política antiterrorista y exterior, modelo de Estado y sistema de protección social, porque se trata de una "necesidad nacional", y ha prometido que él trabajará para dar una respuesta a esos asuntos.

El resto de portavoces de los grupos parlamentarios han fijado su posición, insistiendo en que no hay motivos para cambiar el sentido de sus votos, y han felicitado por adelantado al Zapatero por su elección como presidente del Gobierno.

El Rey firma el nombramiento

Cuarenta y ocho horas después, la escena se repetía. De forma pública y por llamamiento, los 350 diputados presentes en el hemiciclo votaban la investidura de Zapatero: 169 'síes', 158 'noes' y 23 abstenciones. El mismo resultado que en la primera votación con la salvedad de que la socialista canaria Mercedes Coello esta vez si ha podido llegar a tiempo a Madrid para emitir su voto.

Así las cosas, José Luis Rodríguez Zapatero se ha convertido en el primer jefe del Ejecutivo que llega al cargo investido en segunda vuelta por mayoría simple, el menor respaldo con el que parte un jefe del Gobierno en la reciente historia democrática. Sólo se recuerda un precedente, el de Leopoldo Calvo-Sotelo que también fue elegido en segunda vuelta el 25 de febrero de 1981, aunque su caso era distinto ya que no fue vencedor de unas elecciones generales, sino que sustituyó a Adolfo Suárez tras su dimisión.

Finalizada la sesión en el Congreso, el presidente de la Cámara, José Bono, se ha dirigido al Palacio de la Zarzuela para proponer al Rey el nombramiento Zapatero como presidente del Gobierno. Durante su despacho con el Jefe del Estado, Bono ha entregado a Don Juan Carlos dos documentos: la propuesta de nombramiento y el decreto que se publicará mañana en el Boletín Oficial del Estado. Se trata del único decreto que lleva la firma del Rey y del presidente del Congreso, ya que el jefe del Ejecutivo no puede designarse a sí mismo.