Zapatero garantiza al presidente de La Rioja que «no impondrá» a las regiones una subida fiscal

Actualizado:

CRISTINA ALONSO

MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer por segunda vez al presidente riojano, Pedro Sanz, que llegaba con un amplio paquete de asuntos pendientes. Sanz no fue recibido en la escalinata, como es habitual, porque el presidente del Gobierno estaba «atendiendo una importante llamada telefónica», aseguraron fuentes de La Moncloa.

El jefe del Ejecutivo autónomo calificó el encuentro, de más de una hora, de «cordial y amable», pese a abordar un asunto polémico: «No estoy dispuesto a subir los impuestos si no lo creo necesario. Zapatero me ha comentado que no habrá ningún tipo de imposición y que intentará llegar a un acuerdo con todos», manifestó Sanz ante la posibilidad de que se fijase un incremento de los tributos por las autonomías para soportar la financiación sanitaria. El Gobierno intentará sufragar parte de la deuda sanitaria que arrastran las Comunidades, si bien su pretensión es otorgar instrumentos fiscales a las autonomías para que puedan obtener recursos por sí mismas. «Los déficit que presenta el sistema de financiación actual vienen del aumento demográfico. Es justamente en educación y en sanidad donde más se acusa el peso de la inmigración», manifestó el dirigente autonómico.

Ambos coincidieron en la necesidad de que en la próxima Conferencia de Presidentes se llegue a un consenso entre todas las Comunidades. «Acudiré para que se oiga la voz de los riojanos, bien sera para aplaudir o para protestar», sentenció Sanz.

«No nos importa ser los últimos»

Además, Sanz manifestó su preocupación por las desigualdades que existen entre ciertas Comunidades autónomas: «Da la impresión de que España sólo la forman Cataluña y el País Vasco». En su opinión, no puede permitirse que unas Comunidades quieran ser más importantes que otras. «No podemos construir un estado autonómico en el que haya Comunidades de primera y de segunda. A los riojanos no nos importa ser los últimos, pero no vamos a renunciar a ser iguales en materia de reformas». Sanz también aseguró que «La Rioja no quiere parecerse a ninguna de las dos Comunidades, pero no se debe olvidar que todos tenemos los mismos derechos porque todos pertenecemos a la misma patria». El encuentro terminó con la promesa por parte del presidente del Gobierno de visitar la Comunidad en el último trimestre.