La operación fue llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información de Policía Nacional
La operación fue llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información de Policía Nacional

El yihadista detenido en Madrid era «extremadamente peligroso» y quería inducir a los otros dos al martirio

Se reviraliza en las redes un vídeo de Daesh que llama a los islamistas a actuar en España y otros siete países

MadridActualizado:

A pocos días del comienzo la semana próxima de las celebraciones mundiales del Orgullo Gay que reunirán a tres millones de visitantes en Madrid, la Policía Nacional detuvo ayer en el centro de la capital española a un presunto yihadista «extremadamente peligroso», cuyo perfil según el Ministerio del Interior coincide «con el de los terroristas recientemente implicados en los atentados en Reino Unido y Francia». Identificado como Rachid El Omari, de 32 años y nacionalidad marroquí, convivía con otros dos individuos que también han sido arrestados en un mismo domicilio a un kilómetro y medio de la estación de Atocha, donde las fuerzas de seguridad se incautaron el miércoles de «un importante arsenal ideológico y electrónico», que incluía documentos específicos sobre ejecución de ataques suicidas y yihad electrónica.

«No tenemos ningún dato que nos diga que pensaba atentar en breve pero lo que sí es cierto es que tenía toda la información y formación para poder cometer un atentado en cualquier momento». Son palabras del titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, que hoy volverá a presidir la mesa de valoración semanal de la amenaza terrorista, en la que ha avanzado que se mantendrá el nivel 4 de muy alto riesgo de ataque que se declaró en España hará dos años el próximo día 26 de junio.

Amenazas que se cumplen

A la espera de que los arrestados declaren a lo largo de esta jornada ante la Audiencia Nacional, ha trascendido que el líder de esta célula desarticulada por agentes de la comisaría General de Información de la Policía está vinculado y se comunicaba con miembros de Daesh «ubicados en zona de combate yihadista sirio-iraquí». Esta organización islamista es precisamente la autora de un vídeo ya difundido en agosto pasado en el que se incitaba a perpetrar ataques contra ocho países, entre ellos España, y que se ha reviralizado con fuerza en redes sociales estos días.

Lo ha detectado el International Security Observatory, think-tank dedicado al análisis del contexto internacional de seguridad que dirige Manuel J. Gazapo, quien subraya que esta cinta de factura muy sofisticada constituye ante todo «un llamamiento a la acción» de los muyahidines en Europa, muy preocupante en un momento en que se están multiplicando los atentados en capitales occidentales.

El codirector de esta organización, Chema Gil, destaca la gravedad de la advertencia contenida en este vídeo en tanto que cinco de los países que menciona ya han sido atacados en los últimos meses. A saber: Estados Unidos, Francia, Rusia y Bélgica, objetivos que pudieran parecer consabidos en mayor o menor medida, pero a los que hay que sumar también Irán, cuya capital era golpeada por primera vez por Daesh el pasado 7 de junio y además en lugares tan simbólicos e inaccesibles como su parlamento y el mausoleo del ayatolá Jomeini. En la producción audiovisual se señalan tres más, Dinamarca, Italia y España. «Esta gente, cuando lanza una amenaza la cumple», recuerda el analista, que añade que el autodenominado Estado Islámico emite desde hace tiempo la reivindicación de los atentados en idioma español.

Detección y acción

La Policía Nacional ha indicado que las tres detenciones practicadas el miércoles en Madrid responden a la linea de acción diseñada para detectar de forma temprana los procesos de radicalización y neutralizarlos cuando entran en fase de consolidación, fórmula que está siendo clave en la eficacia de la lucha contra el terrorismo yihadista. Así, el comunicado del Ministerio del Interior apunta a que la investigación y las vigilancias efectuadas sobre el principal detenido permitieron apreciar en él «comportamientos y actitudes» que no se han detallado, pero que «hicieron extremar las precauciones» de los agentes que le controlaban, de modo que se tomó la decisión de arrestarlo.

Se ha informado de que Rachid El Omari tenia en su poder «el manual del terrorista suicida o el manual para la yihad electrónica», obras que como tales no existen, según Chema Gil, sino que serían más bien un colección de tutoriales como los que acostumbran a publicarse en Dabiq y ahora Rumiyah, la revista de cabecera de Daesh. A partir de ese material se cree que este individuo intentó captar y adoctrinar a personas de su entorno, «a las que pretendía convencer para llevar a cabo la yihad violenta» en nuestro país. Es en este marco en el que se detenía a los dos compañeros de piso, de 38 y 33 años y ambos también de nacionalidad marroquí, como posibles iniciados «en las prácticas terroristas».

El número de detenciones por actividades relacionadas con el yihadismo en España se eleva a 172 desde que se estableció hace dos años el grado de alerta 4 de atentado. Los 38 últimos corresponden a este año 2017.