El FBI y la CIA sospechan que la extrema derecha puede estar detrás de las cartas con ántrax

WASHINGTON. Agencias
Actualizado:

Altos oficiales estadounidenses que investigan la reciente ola de contagios por ántrax (carbunco) creen que estos ataques bacteriológicos pueden ser el trabajo de extremistas en Estados Unidos sin conexión con el fundamentalista islámico Osama bin Laden, según publica hoy el diario "The Washington Post".

Citando a funcionarios del Gobierno, el diario publicó que "todo parece apuntar hacia una fuente doméstica". "Nada parece coincidir con un tipo de operación de un terrorista extranjero", aseguró al Post un alto funcionario.

El FBI e investigadores de correos están vigilando a los grupos que incluyen grupos de extrema derecha con bases en Estados Unidos, además de residentes estadounidenses que simpatizan con los extremistas islámicos. Sin embargo, los investigadores, no tienen un sospechoso definido, de acuerdo con el Post.

Agentes del FBI y la CIA no han podido vincular los sobres enviados por correo con esporas de ántrax con la red Al Qaeda de Bin Laden o con cualquier otro grupo terrorista conocido, según el diario. Evidencias de laboratorio hasta ahora no ofrecen ningún vínculo sólido de los ataques con ántrax con un Gobierno extranjero, finaliza el diario.