PNV y EA se ponen por fin de acuerdo para echar a ANV de Azpeitia
EFE El alcalde proetarra de Azpeitia, Iñaki Errazkin, ayer, en rueda de prensa con otros ediles de ANV

PNV y EA se ponen por fin de acuerdo para echar a ANV de Azpeitia

Los filoetarras convocan otra manifestación en respuesta a la moción de censura

H.H. | BILBAO / MADRID
Actualizado:

Un mes después del asesinato del empresario Ignacio Uría, PNV y EA registraron la moción de censura -se debatirá el próximo día 17- contra el alcalde de ANV en la localidad guipuzcoana de Azpeitia, Iñaki Errazkin, por negarse condenar el atentado que acabó con la vida del copropietario de Altuna y Uría, una de las constructoras del AVE vasco. Pero el brazo de ETA en los ayuntamientos no tardó en dar respuesta a la iniciativa. Ayer varios alcaldes de ANV convocaron una concentración en Azpeitia para el próximo sábado con un mensaje plagado de advertencias. Así, los alcaldes de Elorrio, Nicolás Moreno, y Urretxu, Iñaki Zabala, (ANV) avisaron de que que «el aislamiento y la criminalización» de la «izquierda abertzale» que persigue la moción de censura «alejan a este pueblo de la solución definitiva del conflicto. El origen del conflicto político y armado que sufre este pueblo es el derecho a poder decidir sobre su futuro y ése es el nudo que hay que saber soltar».

Antes del asesinato de Ignacio Uría el pasado 3 de diciembre, el equipo de gobierno de Azpeitia estaba formado por seis ediles de ANV, dos de EA y uno de Aralar. El mismo día del atentado EA decidió abandonar el gobierno municipal tras negarse ANV a condenarlo y Aralar tomó la misma decisión al día siguiente, por lo que la formación filoetarra se quedó en minoría con seis ediles frente a los 11 de la oposición. Ayer, la rúbrica de Mikel Ibarzabal, que en las pasadas elecciones concurrió como independiente en las listas de EA y no está afiliado a esta formación, junto a las de los ocho del PNV permitió la presentación de la moción de censura. El segundo concejal de EA guardó silencio.

Mientras, el portavoz de Eusko Alkartasuna, Mikel Irujo, indicó que ETA «tendrá que asumir no sólo la responsabilidad del atentado que costó la vida a Uría, sino también la de haber echado por tierra el trabajo desarrollado en clave abertzale y progresista por EA y ANV en el gobierno municipal de Azpeitia. A quien tiene que pedir responsabilidades ANV por la ruptura del gobierno progresista de Azpeitia es a ETA», aseveró Irujo.

Desde Madrid, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba pidió «coherencia» a PNV y EA y les solicitó que «se pongan de acuerdo» también para «echar a la alcaldesa» de Mondragón, por no condenar el asesinato del socialista Isaías Carrasco. «Espero que si los partidos que han presentado la moción son consecuentes, que mañana, pasado o al otro hagan lo mismo en Mondragón». En su opinión, «nadie entendería» que habiendo «mayoría alternativa» los nacionalistas no apoyen otra moción de censura, de lo contrario «lo tendrán que explicar».