Gloria Elizo, miembro de la Mesa del Congreso
Gloria Elizo, miembro de la Mesa del Congreso - Jaime García

JpC y ERC llevarán la decisión de la Mesa ante el Constitucional

Los independentistas presentarán, primero, una reconsideración de la suspensión

Encuesta elecciones Madrid 2019: resultados según los sondeos

Elecciones 2019: resultados de las municipales, europeas y autonómicas

BarcelonaActualizado:

Decisión de la Mesa parlamentaria, petición de reconsideración de una de las partes afectadas y recurso ante el Tribunal Constitucional (TC). Este es el patrón que se vivió en 2017 en el Parlamento de Cataluña y este parece ser el camino que seguirá el Congreso de los Diputados, al menos, al inicio de la XIII Legislatura. La decisión acordada ayer por la mayoría de la Mesa de la Cámara Baja de dejar en suspenso los derechos y deberes de los cuatro diputados que se sientan en el banquillo del Tribunal Supremo, acusados de rebelión - Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Oriol Junqueras-, será reconsiderada por la Mesa, a petición de Junts per Catalunya (JpC) y ERC, para acabar en el TC, si la Mesa mantiene el acuerdo adoptado ayer.

Así lo anunciaron los diputados de JpC Laura Borràs y Jaume Alonso Cuevillas, nada más conocer la decisión de la Mesa y escuchar a Meritxell Batet, presidenta del Congreso. Borràs acusó al Supremo de «injerencia» en el Congreso, ya que desde JpC se considera que, a partir de ahora, se «modifican las mayorías y la soberanía popular». En el mismo sentido, Cuevillas, que es uno de los abogados que trabaja para Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña fugado de la Justicia española y candidato por JpC en las elecciones europeas de mañana, calificó el acuerdo de la Mesa como «un golpe al Estado de Derecho», ya que -en su opinión- es «inédito» que se suspenda a un diputado «sin una resolución judicial firme», pese a que la suspensión de los cuatro dirigentes independentistas se hace en base a la aplicación del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que hace innecesaria la misma.

Aunque desde las filas de JpC y ERC no se tiene confianza en que la Mesa cambie de parecer -menos aún cuando la decisión está basada en un informe de los servicios jurídicos del Congreso-, este viernes recordaron que la petición de reconsideración es el paso previo imprescindible para acudir al Constitucional, que a su vez es un paso obligatorio para elevar la queja a los tribunales europeos, en los que los independentistas sí tienen puestas muchas esperanzas. Todo esto acabará «pasando factura» a España, añadió el abogado y diputado por Gerona, Cuevillas.

«Poner en jaque al Estado»

Fuentes de ERC confirmaron, igualmente, que pedirán la correspondiente reconsideración por la decisión de la Mesa con el objetivo de que se revoque el acuerdo por el que deja en suspenso a su líder, Oriol Junqueras, que, pese a todo, tiene la intención de dejar el acta de diputado en la Cámara Baja y convertirse en eurodiputado a partir de mañana.

En este sentido, desde la cuenta de Twitter de Junqueras, al poco de conocer su suspensión, se envió un mensaje en clave electoral: «¡Nos han suspendido en España, pero no lo podrán hacer en Europa! ¡Un preso político entrando en el Parlamento Europeo es la mejor manera de denunciar la represión del Estado español, es poner en jaque al Estado ante toda Europa!».

A la espera de saber si, finalmente, los cuatro diputados afectados renuncian a su acta, por la tarde de este viernes aparecieron las primeras voces en el mundo independentista pidiendo, a los protagonistas, un acto «inteligente» y que cedieran sus actas a los siguientes de las listas de JpC y ERC para dificultar la investidura de Pedro Sánchez. Fue el caso de Junts per la República, uno de los grupos que forman JpC más beligerante contra la Constitución: «Si el PSOE hace trampas y suspende diputados electos, hemos de responder con inteligencia y volver la mayoría a los 176 diputados». Y añadieron: «Recuperemos la iniciativa».