El PAR se vuelca en la batalla por la Alcaldía de Zaragoza

POR MANUEL TRILLOZARAGOZA. La idea empezó casi como una broma, propia del buen humor del que hace gala José Ángel Biel, pero hoy es una opción que el presidente del PAR medita muy en serio y que en el

Actualizado:

POR MANUEL TRILLO

ZARAGOZA. La idea empezó casi como una broma, propia del buen humor del que hace gala José Ángel Biel, pero hoy es una opción que el presidente del PAR medita muy en serio y que en el partido dan como perfectamente verosímil: presentarse como candidato al sillón municipal de Zaragoza.

Este mismo jueves, en la conferencia que pronunció en un foro madrileño ante 200 personalidades de la política y la empresa, entre ellas el propio Marcelino Iglesias y diversos representantes del PSOE, del PAR y del PP, admitió que no descarta esa posibilidad, aunque la decisión se tomará después del verano.

El «olfato» de Biel

En todo caso, el «olfato» de Biel le hace percibir que la batalla que se libre por el Ayuntamiento de la capital aragonesa será clave en el marco de las elecciones autonómicas y municipales del próximo año. Incluso, dijo en Madrid que los del 27 de mayo de 2007 serán los comicios «más trascendentales» para Zaragoza desde 1979. El momento de transformación que atraviesa la ciudad, con la Expo 2008 ya a menos de dos años de su celebración, avala de alguna forma este análisis del líder aragonesista. «Si creo que es importante para Zaragoza, de rebote será importante para Aragón y todavía más para mi partido, es lógico que el presidente del partido tenga que plantearse esa cuestión como algo trascendental», afirmó Biel en la capital de España, de manera que pondrá «toda la carne en el asador», anunció.

A lo largo de esta legislatura, se ha dejado notar una labor de dura oposición por parte del PAR hacia el actual gobierno municipal PSOE-CHA que encabeza Juan Alberto Belloch, yendo incluso en ocasiones por delante del propio PP en su asedio, a pesar de que el partido sea socio de los socialistas en el Ejecutivo autónomo, como en el polémico proyecto de reconstrucción del estadio de La Romareda, que finalmente consiguió frenar en los tribunales.

El mismo Biel se ha destacado de forma personal en sus aceradas críticas a Belloch y, aunque se jacta de decir que con él «es difícil llevarse mal», lo cierto es que con el alcalde de Zaragoza hay una rivalidad sin contemplaciones.

Pero en Aragón es habitual que el juego político se desarrolle en varios tableros simultáneos y precisamente la decisión de que el presidente del PAR se presente a las elecciones dependerá de una alambicada combinación de factores.

Para empezar, es previsible José Ángel Biel -que controla amplias parcelas de poder en el Gobierno aragonés pero no ha llegado a ser presidente- sólo se presentaría si realmente tiene de alguna forma asegurado que el sillón de la Alcaldía lo ocupará él. No concurriría «para ser concejal de la oposición», asegura a ABC un informado miembro de la «cocina» del aparato aragonesista.

Pero, para eso, el PAR necesita contar con un respaldo electoral que le dé suficiente fuerza como para exigir en una negociación. En la actualidad, únicamente cuenta con dos de los 31 concejales de la Corporación y, según las fuentes consultadas, para poder plantear esta operación tendría que tener al menos cuatro o cinco.

El PP, socio natural

Tal como están las cosas en la actualidad, el socio natural en el Ayuntamiento sería el PP, con el que las relaciones han mejorado sustancialmente en los últimos años, dejando atrás la ruptura que propició el acceso de Iglesias a la presidencia regional en 1999. Las encuestas prevén una subida de los populares, que tienen ahora once concejales, aunque todavía insuficiente como para gobernar. Pero en el PAR se respira optimismo y se confía en que finalmente la aritmética resulte.

Otra cosa será ver si los populares están dispuestos a sacrificar la Alcaldía a cambio de que los aragonesistas les den la llave para regresar al gobierno de la quinta ciudad de España en la antesala de la Expo. La figura política de Biel, que goza de un amplio grado de conocimiento por los ciudadanos, hace sombra al actual portavoz municipal del PP, Domingo Buesa, e incluso al ex alcalde José Atarés, que sigue anhelando presentarse como candidato. Luisa Fernanda Rudi, cómoda en su escaño europeo, parece alejada definitivamente de la política local.