La presidenta del Gobierno de Navarra Uxue Barkos (i) charla con Koldo Martínez (d) este jueves al inicio del pleno
La presidenta del Gobierno de Navarra Uxue Barkos (i) charla con Koldo Martínez (d) este jueves al inicio del pleno - EFE

El veto del PSOE al PP podría obligarle a pactar con Bildu en Navarra

El PSN incluyó ayer a UPN en su lista negra por acordar concurrir junto a los populares a las elecciones generales, forales y municipales

PamplonaActualizado:

«El PSN lleva mucho tiempo diciendo cuál es nuestro marco de acuerdos y UPN ha quedado fuera de ese marco de acuerdo», afirmó ayer la secretaria general de los socialistas navarros, María Chivite, después de que los regionalistas acordaran el sábado concurrir junto al Partido Popular tanto en las elecciones generales del 28 de abril como en las forales y municipales del 26 de mayo.

Desde un primer momento, los socialistas navarros dejaron claro que «en ningún caso» alcanzarían un pacto post electoral ni con Bildu ni con el Partido Popular. A esta lista negra se suma ahora UPN, lo que pondría en una dificultad seria la conformación de un Gobierno en la Comunidad Foral. El PSN desestimó ayer al partido de Javier Esparza por acordar concurrir junto a los populares a las elecciones generales, forales y municipales

Todas las encuestas vaticinan que el cuatripartito que sustenta en la actualidad al Ejecutivo de Uxue Barkos, Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Unida, perdería la mayoría por la debacle de Podemos. Pero si los socialistas vetan a UPN, el bloque constitucionalista tampoco lograría la mayoría.

Dos opciones

«Aquí solo caben dos posibilidades», avanzó ayer Esparza, «los que quieren que Navarra sea una provincia más del País Vasco y los que queremos que Navarra sea una Comunidad diferenciada dentro de España». Y según el presidente de UPN, los socialistas tendrán que «elegir». Esparza recordó que «el PSN ha dicho en numerosas ocasiones que prefiere un pacto con Geroa Bai. Nosotros creemos que es negativo porque van a tener que ceder en cuestiones identitarias».

Además, salvo sorpresa casi imposible, para alcanzar los escaños suficientes para gobernar, socialistas y nacionalistas necesitarían imperiosamente el apoyo de Bildu, otro de los partidos vetados por el PSN a pesar de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no le hizo ascos al apoyo abertzale para ganar la moción de censura.

De esta forma, las jornadas posteriores a las elecciones de mayo se presagian frenéticas en Navarra, donde los socialistas tendrán que romper sus vetos, con los regionalistas, con quienes ya han gobernado en Navarra, o con los abertzales de Bildu que respaldaron a Pedro Sánchez.