La concentración en la Puerta del Sol - MARÍA FERNANDA LÓPEZ

Los venezolanos toman Sol: «Sánchez, ¡escucha! Únete a la lucha»

El líder del PP Pablo Casado participa en el acto al grito de «Viva Venezuela» y pide a España «liderar a los países europeos» para que reconozcan a Juan Guaidó como presidente legítimo

Actualizado:

Los ecos del terremoto político que sacudió a lo largo del día de ayer Venezuela resonaron también con fuerza en el corazón de Madrid. Desde las siete de la tarde, varios miles de personas de todas las edades emularon a las multitudes de Caracas y se fueron reuniendo en la Puerta del Sol entre gritos y vítores, expresiones de su apoyo al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. El líder opositor, que asumió el reto de proclamarse «presidente encargado», fue el protagonista en gran parte de las proclamas. «Guaidó, amigo, el pueblo está contigo» fue uno de lemas que se corearon como un clamor en la capital, donde los venezolanos manifestaron con fuerza su rechazo al régimen chavista, empleando frases como «Viva Venezuela libre y democrática». Los congregados también tuvieron palabras de aliento y recuerdo para los detenidos en Caracas.

Los participantes de la concentración pidieron que el Gobierno de España tomase parte en la lucha de la oposición venezolana, haciendo una clara reclamación: «Sánchez, escucha: únete a la lucha». Todos los congregados exigieron que se reconociera a Juan Guaidó como presidente legítimo del país: «Venezuela está haciendo historia hoy. Hemos hecho historia, ya la hicimos, ya la tenemos. Estamos siendo reconocidos por muchos países. Gracias a España, pero necesitamos que reconozcan también a Guaidó», afirmó el cantante Carlos Baute, comprometido con la oposición, y que tomó la palabra durante el acto.

Entre los concentrados, dos jóvenes de 30 años explicaron que «el día de hoy supone una nueva esperanza por tantas calamidades que se han pasado en Venezuela. Gracias a España por el apoyo, esperemos que haya un cambio y no más muertes». Otra joven de 19 años, que lleva dos años en Madrid por motivos políticos, admitió tener miedo por si en su país se desata una nueva ola de represión, pero se mostraba esperanzada: «Siento que ha llegado la solución definitiva después de tantos intentos. Desde que nací no he conocido la democracia y sé que el cambio no va a ser rápido, pero poco a poco espero poder ver y conocer Venezuela tal y como la conocieron mis padres».

No todos salieron del país perseguidos. A algunos les empujó la necesidad. Esa es la historia de Emilio Herrera, que llegó con su muer y su hijo hace casi tres años a España, y que confesó tener cierto temor a que el horizonte de Venezuela se haga cada vez más incierto: «Maduro es impredecible, pero confiamos en que esto le debilite». Los dos comentaron que el papel de Guaidó es complicado, y que «aunque es muy joven, y esto que le tocó va a ser muy duro, es muy valiente».

Al acto de ayer acudieron políticos, como el líder del PP, Pablo Casado, que expresó su alegría porque «Venezuela por fin va a salir del sátrapa de Maduro». El dirigente popular dijo haber enviado a Sánchez una carta exigiéndole que reconozca como presidente legítimo a Guaidó: «España tiene que liderar a los países europeos para que reconozcan al presidente. La libertad siempre se impone a la tiranía», dijo. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, extendió la misma petición al Gobierno, que no respondió. En esa línea, el expresidente del Gobierno Felipe González pidió a los gobiernos de la UE y de América reconocer a Guaidó. «Ningún demócrata, sea cual sea su posición ideológica o su responsabilidad institucional, puede aceptar a Maduro como presidente legítimo de Venezuela», señaló.

Apoyo político español

El Gobierno español esperó a la posición de la UE. «Debemos preservar la unidad de acción de la UE ante la crisis institucional en Venezuela. Estamos trabajando para tomar una decisión juntos con la rapidez necesaria», escribió el ministro de Exteriores, Josep Borrell, en Twitter. Su mensaje fue compartido por el presidente del Gobierno. Poco después, los 28 expresaban «su total apoyo» a la Asamblea Nacional de Venezuela como la institución elegida democráticamente en el país y llamaba a iniciar «inmediatamente» el proceso para celebrar unas elecciones «creíbles».

Mientras, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, salió en defensa de Maduro en Twitter. «A Trump y a sus aliados no les interesa la democracia y los derechos humanos en Venezuela, les interesa su petróleo. España y Europa deben defender la legalidad internacional, el diálogo y la mediación pacífica, no un golpe de Estado», aseguró. El líder de IU, Alberto Garzón, empleó similares términos y expresó su deseo de que fracase el «golpe de Estado» con el fin de que «se preserve la paz y se rechace la injerencia externa capitaneada por EE.UU.»