Las juezas de la sección primera de la Audiencia de Palma Rocío Martín, Samantha Romero y Eleonor Moyà
Las juezas de la sección primera de la Audiencia de Palma Rocío Martín, Samantha Romero y Eleonor Moyà - EEF

Varios testigos atribuyen a la Consejería de Economía la propuesta de organizar los Valencia Summit

El juicio ha vivido este martes una de sus jornadas más farragosas y largas desde el inicio de la vista oral

JOSEP MARIA AGUILÓ
Palma de MallorcaActualizado:

La sesión de este martes del juicio del caso Nóos ha estado centrada en su segunda mitad en el Valencia Summit, evento que fue organizado por el Instituto Nóos y que se celebró en 2004, 2005 y 2006. La entidad que dirigían Diego Torres e Iñaki Urdangarín percibió en total unos 3,5 millones de euros, gracias a los convenios suscritos por Nóos con la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau y la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) de Valencia. El juicio ha vivido este martes una de sus jornadas más farragosas y largas desde el inicio de la vista oral.

Una antigua asesora de la Secretaría Autonómica de Eventos de la Generalitat Valenciana, Amparo Castellano, ha explicado este martes que en octubre de 2004 los distintos asesores del citado departamento fueron convocados a una reunión informal con Torres y Urdangarín. El encuentro fue propiciado por el entonces secretario autonómico de Eventos, Luis Lobón, que es una de las 17 personas que están siendo juzgadas en la vista oral. Lobón ha estado presente este martes en la sala donde se celebra el juicio.

Castellano ha explicado que Torres y Urdangarín señalaron en aquella reunión protocolaria que «estaban pensando en la posibilidad de preparar unos eventos en los que habría figuras del deporte muy importantes». Semanas después, se celebró la primera edición del Valencia Summit.

A preguntas del fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, la testigo ha explicado que «las decisiones en Cacsa se tomaban jerárquicamente», en el sentido de que Cacsa elevaba sus peticiones a la Secretaría Autonómica de Eventos y ésta a la Consejería de Economía, que en aquellos años dirigía Gerardo Camps. Según la testigo, antes de que se tomase cualquier decisión era necesario contar con la aprobación previa de Lobón y de Camps. «No se movía un dedo sin que lo supiera el consejero de Economía», ha añadido la testigo.

En esa misma línea de argumentación, ha indicado que «la Consejería de Economía funciona con una estructura totalmente jerárquica». Por lo que respecta a la vinculación de Lobón con Camps, la testigo ha explicado que «había una relación de jerarquía, confianza y lealtad» entre ambos. Camps era también en aquella época el presidente del consejo de administración de Cacsa.

Cabe recordar que Gerardo Camps compareció como testigo en el juicio del caso Nóos el pasado mes de abril. Durante su declaración, Camps afirmó que como consejero autonómico no tuvo ninguna relación con el Valencia Summit. Al mismo tiempo, dijo que nunca tuvo ningún contacto ni con Torres ni con Urdangarín en relación a dicho evento. Asimismo, negó que en 2004 hubiera sugerido a Lobón que se reuniera con Torres para hablar sobre la posibilidad de colaborar con Nóos. El exconsejero de Economía desmintió, así, las afirmaciones hechas en ese sentido por el propio Lobón durante su declaración ante el tribunal el pasado mes de febrero.

Consorcio de la Copa América de Vela

En la sesión de la tarde, el primer testigo en comparecer este martes ha sido Joaquín Manuel Falomir, interventor del Estado. El testigo ha explicado que en 2006 se hizo una auditoría del Consorcio de la Copa América de Vela, organismo integrado por el Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat y el Gobierno central. Falomir también ha señalado que el nombre de Valencia Summit sólo le sonaba «de la prensa». Por último, ha dicho que en relación a ese foro no había ninguna relación entre el citado consorcio, la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau y Cacsa.

A continuación, ha comparecido Nicolás Figueras, que era asesor del Comisionado Especial para la Copa América de Vela de 2007. El testigo ha explicado que en aquella época había en preparación unos 300 proyectos vinculados a la Copa América, incluido el Valencia Summit, por un importe global de unos 2.000 millones de euros. Figueras ha explicado que como asesor se ocupó del control de varios proyectos incluidos en el denominado Plan de Acción para la Copa América, que fue aprobado en junio de 2005. Uno de esos proyectos era el Valencia Summit.

Figueras ha recordado que el responsable del Comisionado Especial era Eugenio Pérez. Dicho organismo dependía en su última etapa de la Consejería de Relaciones Institucionales, que dirigía Esteban González Pons. El testigo ha explicado que González Pons nunca le dio instrucciones. El fiscal le ha preguntado quién le daba entonces las instrucciones. Tras mostrarse dubitativo en varios momentos, la presidenta del tribunal, Samantha Romero, le ha recordado a Figueras que no podía dar respuestas evasivas. Finalmente, el testigo ha indicado que creía que quien le daba las instrucciones era Pérez.

A continuación, Figueras ha explicado que una de sus funciones como asesor era hacer «el seguimiento de las acciones vinculadas a la Copa América y comprobar que se cumpliesen». Ese sería el motivo por el que se ocupó de vigilar el cumplimiento de los convenios firmados entre Cacsa y el Instituto Nóos para los Valencia Summit. Preguntado por el letrado de la Generalitat Valenciana, el testigo ha indicado que creía que habría sido Gerardo Camps quien habría dado la aprobación al presupuesto para dichos eventos.

«Yo no tenía ninguna atribución ni poder de decisión», ha recalcado Figueras. En cuanto al Plan de Acción para la Copa América, el testigo ha reiterado que todas las consejerías autonómicas presentaron acciones, «con el objetivo de potenciar el impacto del evento». Por último, Figueras ha confirmado que participó en los Valencia Summit de 2004 y 2005.

Seguidamente, ha declarado María Francisca Llacer, que entre 2005 y 2007 trabajó como asesora de Lobón en la Secretaría Autonómica de Eventos. Llacer actuaba como «enlace» con Cacsa «en relación a algunos temas». La testigo ha señalado que «nunca» recibió instrucciones en relación a los Valencia Summit. En la misma línea, ha indicado que no tuvo «ninguna» relación con el Instituto Nóos ni con la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau.

Por último, ha comparecido Eugenio Pérez, quien ha explicado detalles de su labor como máximo responsable del Comisionado Especial para la Copa América. Pérez ha recordado que fue nombrado para el cargo en diciembre de 2003. El testigo ha explicado que una de sus funciones principales era «servir de órgano de conexión entre los diferentes departamentos de la Generalitat, en orden a facilitar el éxito de la Copa América».

En ese mismo sentido, ha indicado que intentaba que «no hubiera duplicidades». Pérez también ha confirmado que participó en la redacción del Plan de Acción para la Copa América. Al igual que había ocurrido previamente con Figueras, la presidenta del tribunal ha advertido varias veces al testigo sobre la posibilidad de que estuviera dando respuestas evasivas.

El testigo ha indicado a continuación que en diversas ocasiones mantuvo reuniones con representantes de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau y de Cacsa con anterioridad a la celebración del primer Valencia Summit, en 2004. Pérez también ha señalado que «la decisión de la realización del Valencia Summit fue una de las acciones propuestas por la Consejería de Economía».