El presidente de la Generaltitat, Quim Torra, valorando la reunión con Sánchez, en Blanquerna
El presidente de la Generaltitat, Quim Torra, valorando la reunión con Sánchez, en Blanquerna - EFE

Valoraciones de la reunión por los partidos: «Ni Torra nos representa, ni Sánchez nos tiene en cuenta»

Cs, PP y CUP critican el encuentro en Moncloa; PSC, comunes, ERC y PDECat lo ven positivo

BarcelonaActualizado:

Las palabras de Quim Torra, valorando su reunión con Pedro Sánchez en La Moncloa, ayer, aceptando básicamente poner en marcha el mecanismo constitucional de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat –para fijar nuevas transferencias–, a la vez que ratificaba seguir con el proceso secesionista de Cataluña, dieron lugar a apreciaciones divergentes entre los partidos del Parlamento autonómico. Por ejemplo, para Cs, «vamos a tener más “procés”»; para la CUP, «el aparato del Estado no rebaja en nada su actuación represiva»; y desde el PSC, la reunión fue «positiva».

La líder de Cs y jefa de la oposición en el Parlamento catalán, Inés Arrimadas, se mostró muy crítica con el resultado del encuentro entre el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalitat. «Los que han estado ausentes de la reunión han sido los ciudadanos que forman la mayoría social no independentista en Cataluña. Ni Torra nos representa, ni Sánchez nos tiene en cuenta», indicó, tras lamentar que, en la rueda de prensa de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, esta «confundiera Cataluña con el separatismo».

Arrimadas cargó contra Torra, al que calificó de «cobrador del lazo» –en referencia al lazo amarillo que exhibió en su reunión con Sánchez–, por plantear en el encuentro solo «el monotema» de la secesión, y señaló que no planteó asuntos que «afectan a todos los catalanes» como los relativos a la financiación autonómica, las infraestructuras, los servicios sociales y la sanidad. «Torra vuelve al inicio del “procés”, es la obsesión procesista de los que han encontrado un "modus vivendi"», dijo.

Desde Cs también se censuró al Gobierno al considerar que Sánchez está «premiando» al independentismo: «Sánchez se esfuerza en contentar al separatismo y es más afable con los que quieren romper España que con los constitucionalistas. ¿Por qué van a dejar de hacer barbaridades si se les premia?», preguntó Arrimadas.

La CUP, la ANC y los CDR

En esta línea se manifestó Xavier García Albiol, desde la sede nacional del PP, en Madrid, quien avanzó que los populares pedirán la comparecencia de Sánchez en el Congreso para que dé cuenta del encuentro. Y añadió que la reunión es una «mala noticia» para los catalanes que están «luchando frente al independentismo», informa Servimedia.

Aunque por motivos de interpretación opuestos a Cs y el PP, el diputado autonómico Vidal Aragonés (CUP) valoró negativamente una reunión que definió como «dos monólogos que no nos llevan a ningún sitio al pueblo de Cataluña». Para los antisistema, la respuesta de Calvo, en relación a la autodeterminación, alegando al artículo 2 de la Constitución española, es la demostración de que no hay «rebaja» de la actuación «represiva» del Estado.

Tampoco gustó a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y al órgano que coordina los Comités de Defensa de la República (CDR) que Torra saliera ayer de La Moncloa sin un acuerdo firme sobre la independencia de Cataluña. Desde sus respectivas cuentas en Twitter valoraron rápidamente el encuentro advirtiendo al presidente de la Generalitat, hasta el punto de que los CDR le exigieron: «Tirar adelante lo que prometió o dimita».

«Satisfacción»

En diferentes grados pero con simpatía y de forma aceptable, el PSC, los comunes, el PDECat y ERC valoraron con satisfacción la reunión. Miquel Iceta (PSC) indicó que los socialistas estaban «satisfechos» y valoraban «positivamente» el encuentro. Eso sí, el primer secretario del PSC reconoció que existen «obstáculos» y «diferencias de fondo y profundas» entre Torra y Sánchez que, sin embargo, no impiden «dialogar» de «cosas» que no tienen que ver concretamente con la reivindicación secesionista.

Xavier Domènech (CatComú-Podem) destacó «el principio del inicio de una nueva etapa» que, en su opinión, debe dar sus frutos en «grandes soluciones de país», para lo que animó a Torra a poner en marcha un diálogo entre los partidos catalanes.

Desde ERC, su presidente en el Parlamento de Cataluña, Sergi Sabrià, señaló que había «satisfacción del encuentro» en las filas de su partido, pero rebajó lo que pudiera ser entendido con cierta euforia al indicar, sobre el resultado tangible de la reunión, que: «Buenas palabras, pero sin novedad». Sabrià consideró que el «derecho a la autodeterminación» no se puede negar porque es «un derecho universal».

Por último, Marta Senserrich, portavoz del PDECat, también vio positiva la entrevista y celebró la reanudación de la Comisión Bilateral y la intención del Gobierno de retirar los recursos contra leyes autonómicas; pero lamentó que Sánchez «continúe sin dar respuesta» a la petición de autodeterminación.