Valencia calienta motores para Las Fallas

Siete de la mañana y Valencia amanece con su sonido más característico. Madrugones que no duelen...

Actualizado:

Siete de la mañana y Valencia amanece con su sonido más característico. Madrugones que no duelen porque hay ganas de Fallas. Y para los que se les pegan las sábanas, un truco, infalible.Durmiendo o no, nadie ha querido faltar a la ruidosa cita. El objetivo, sencillo: tirar petardos. Mayores y pequeños disfrutando, pero imprescindible ir bien equipado.Tras la despertá llega el turno de los profesionales. Más pólvora y las mismas ganas de fiesta que cada año.Para reponer fuerzas nada mejor que un buen desayuno.Después toca recoger y recogerse. Porque las Fallas no han hecho nada más que empezar.