El lendakari, Iñigo Urkullu. en una imagen de archivo
El lendakari, Iñigo Urkullu. en una imagen de archivo - EFE

Urkullu prioriza ahora a ERC frente a Puigdemont y Torra

El lendakari visitó el martes en la cárcel a Junqueras con prerrogativas de la Generalitat

MadridActualizado:

El lendakari, Iñigo Urkullu, visitó en la mañana del martes en la cárcel de Lledoners (Barcelona) a Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat encarcelado desde noviembre por liderar la rebelión separatista en Cataluña. El Gobierno vasco encuadró ayer este encuentro, adelantado por «La Vanguardia», como «una visita privada de razón fundamentalmente humanitaria».

La Generalitat, que controla el régimen de visitas, autorizó una reunión extraordinariamente larga, de más de dos horas. El lendakari, según fuentes de su gabinete, «encontró a Oriol Junqueras muy consciente de la situación» y «sereno» y ambos compartieron un análisis de los acontecimientos políticos vividos en el último año en Cataluña.

Puentes rotos

El líder nacionalista vasco inaugura así un canal de interlocución preferente con ERC, con el que el PNV había perdido todos los puentes, a excepción del grupo de Joan Tardà en el Congreso. Los republicanos catalanes, más próximos a Bildu, representaron el ala más radical del separatismo catalán hasta la declaración de independencia, en octubre pasado. Pero el encarcelamiento y huida de los líderes de la antigua Convergència tras vulnerar la legalidad, recicló a ERC en el actor moderado frente a Puigdemont y sus seguidores, que han barrido al alma más posibilista, incluida la sacrificada Marta Pascal.

Este intercambio de papeles en el mundo independentista ha acercado a Iñigo Urkullu a Oriol Junqueras, que desde prisión trata sin éxito de convencer a Puigdemont para que rebaje la tensión y detenga el desafío independentista. Lo mismo que el PNV, que apoya el soberanismo pero siempre dentro de la ley y ha criticado la vía unilateral catalana.

La relación entre el nacionalismo vasco y catalán está resentida. El lendakari aún no se ha entrevistado con Quim Torra, si bien fuentes del Gobierno vasco aseguran que el lendakari «se puso a disposición» desde su toma de posesión, el pasado 17 de mayo, donde no hubo invitados. Y aluden a que el encuentro «no ha sido posible» por motivos de agenda.

Mediación frustrada

Tampoco existe una interlocución normalizada con Puigdemont desde que éste emprendió su fuga por Europa. Urkullu medió con el Gobierno de Mariano Rajoy y ante el entonces mandatario catalán para que renuciara a la declaración unilateral de independencia (el 27 de octubre) y convocara elecciones. Pero la presión que ejerció ERC aquellas días -«¡te llamarán “botifler”!», le gritó Marta Rovira al presidente en el Palau de la Generalitat para que no traicionara al procés- truncó el intento de Urkullu, que ahora, prácticamente un año después, ha decidido retomar un canal prioritario con Junqueras, al margen de Puigdemont.

Fuentes de la Presidencia vasca aseguraron que el líder republicano está «personalmente, y a pesar de sus circunstancias derivadas del encarcelamiento hace ya nueve meses y del proceso judicial, sereno, al tiempo que interesado en lo mejor para su entorno familiar y político, como también para el conjunto de la sociedad catalana».

Desde el Ejecutivo vasco precisaron que el lendakari «ha mantenido y mantiene una relación intensa con representantes institucionales, sociales y dirigentes políticos catalanes, incluido los responsables de ERC».