José Pedro Pérez-Llorca, uno de los padres de la Consttiución de 1978 - EFE | Vídeo: EP

Las últimas advertencias de Pérez-Llorca: «Yugoslavia es el camino que no debemos nunca recorrer»

«No veo que el nacionalismo acepte nada que no sea la llave dorada para un referéndum», avisó en enero de 2018 al Congreso. «La independencia traería unos males sin fin a ellos (Cataluña) y al resto de España», señaló

MadridActualizado:

El adiós del ponente constitucional José Pedro Pérez-Llorca obliga a revisar su legado. Hace poco más de un año, el 10 de enero de 2018, acudió a la llamada del Congreso y compareció ante la nueva comisión para la modernización del Estado autonómico. Un órgano creado a petición del entonces líder de la oposición, Pedro Sánchez, como contrapartida por su apoyo a la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Pérez-Llorca compartió entonces su análisis sobre la situación territorial de España, trasladando sus últimas advertencias a la clase política. «Termino con Yugoslavia porque quiero dejar claro que ese es el camino que no debemos nunca recorrer», despidió su intervención.

1 - Cataluña

«No veo que en la solución concesiva el grueso del nacionalismo acepte nada que no sea la llave dorada para un referéndum pactado que lleve a la independencia sin sobresaltos», avisó el ponente constitucional respecto a la búsqueda de una solución pactada y dialogada con Cataluña.

Unas palabras que cobran resonancia en estos días, en los que el país se prepara para unas elecciones generales anticipadas, después de que los partidos independentistas catalanes rompieran la baraja al exigir al Gobierno la creación de una mesa de partidos externa al Congreso, en la que se sentara un relator y cuyo diálogo se enfocara a la obtención de la autodeterminación. «Si se produce una cierta moderación, que no sé si se producirá, en el procedimiento al menos, van a sufrir una enorme presión concesiva», abundó, en un nuevo vaticinio cumplido.

Pérez-Llorca advirtió también que «si se produjera la independencia de una parte de España, que todos decimos que es imposible (...) sería un extraordinario fracaso histórico que traería unos males sin fin a ellos y al resto de España, y sería un fracaso histórico que descalificaría, en mi opinión, toda la época de la Transición y la Constitución».

No dudó en hacer autocrítica y señalar el origen del problema. «Fuimos algo ingenuos en alguna cuestión relacionada con la Constitución. En el nacionalismo de todo tipo, como en el catalán, hay perfectos caballeros, damas, gente estupenda y correctísima, pero también ha habido un elemento de ingenuidad por nuestra parte y de cierta deslealtad por la otra», subrayó. «Creo que el proyecto común anda mal», lamentó.

2 - Proyecto común y ascenso de Vox

«El tema de nuestro tiempo, en mi opinión, es ver si podemos rehacer un proyecto común, cosa que está difícil, pero hay que pensar ya en que debemos tener un proyecto común», hico hincapié ante las señorías del PP, PSOE, Ciudadanos, Compromís y UPN. Podemos, PNV, ERC y PDECat se negaron a formar parte de la comisión y ninguno de sus diputados asistió aquel día.

Dentro de este diagnóstico esbozó la eclosión de una corriente recentralizadora. Un vaticinio cumplido con el ascenso de Vox. «Otra actitud que se va a dar en otras partes de España es una actitud que rechazo completamente: ‘Devuélveme el rosario de mi madre y quédate con todo lo demás’. Pues no, tampoco podemos decir esto. Hay que hacer un intento. Yo estoy muy contento de no tener que participar en el mismo, pero hay que hacer un intento. Me atrevería a proponer, en paralelo si se da o al margen de ello, que tomemos medidas de integración puesto que nos amenaza la desintegración», advirtió.

3 - Desafección de la ciudadanía

«La patria requiere que sea un ámbito significativo en el que se tomen grandes decisiones que sean útiles para los ciudadanos y que las perciban como útiles y que sea percibido como un ámbito necesario y a ser posible —y de eso en este momento distamos mucho— un ámbito querido».

4 - Sistema autonómico

«Es conflictivo. Da lugar a constantes conflictos ante el Tribunal Constitucional y a otro tipo de conflictos. Aquí tengo que empezar con la autocrítica diciendo que esto tiene defectos de diseño. Además —seamos sinceros, es un sistema lujoso, costoso; incluso yo diría, entre paréntesis, caro», consideró el ponente constitucional.

5 - Desigualdades

«Las desigualdades de renta entre el norte de España y Andalucía se han reducido (...) pero el problema sigue ahí, constató Pérez-Llorca . «Hay unos artículos muy integradores, un poco olvidados, en la Constitución que no están mal. Artículo 138: El Estado velará por el establecimiento de un equilibrio económico adecuado y justo de las diversas partes del territorio español. Las diferencias entre los estatutos de las distintas comunidades autónomas no podrán implicar en ningún caso privilegios económicos o sociales. Artículo 139: Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio nacional. Estos artículos no se han usado nunca. Yo no los veo nada agresivos, los veo integradores y con estos artículos o con artículos menos poderosos que estos se construyeron los Estados Unidos. De manera que lo que yo propongo es solo la Constitución y toda la Constitución».

6 - Educación

«La enseñanza fue el pecado original de la Constitución, nuestro gran error (...) ¿Por qué? Por tratar de llegar a un acuerdo sobre las competencias estatales y no estatales en materia educativa», admitió, brindando, no obstante, una solución. «Como la Constitución ha reservado la legislación básica, los requisitos para la expedición de títulos académicos y la alta inspección, en condiciones de presión y temperatura que no se dan ahora, bien se les podría dar un repaso a estas cuestiones», instó.

7 - Orden público

«Tenemos aquí el artículo 104, que ustedes conocen, en el que en mi opinión hay, fuera del ámbito competencial, un mandato clarísimo al Estado de que es el responsable último del orden público», señaló, en relación al aumento de la agresividad física del movimiento independentista.

8 - Gobernanza del Estado

«Ha llegado el momento en que el autogobierno en el que tenemos que pensar intensamente es el autogobierno de España. Ese es el autogobierno al que hay que dedicarse, (...) un país que tiene que ser gobernado de acuerdo al servicio de los ciudadanos en su conjunto y al interés general en su conjunto, que existen. Este para mí es el tema de nuestro tiempo. El tema de nuestro tiempo es cómo mejorar ahora el autogobierno de España».

9 - Carta Magna

«Con la Constitución de 1978 cometimos errores», reconoció Pérez-Llorca que, sin embargo, rechazó de plano que la solución fuera la apertura de una reforma de la Ley de Leyes en este momento. «Para hacer una reforma constitucional se tienen que dar, como para la lluvia, determinadas condiciones de presión y temperatura. Con el consenso pasa lo mismo: cuando se dan determinadas condiciones de presión y temperatura, se puede producir, y ahora estamos muy lejos de que se dé», avisó. «En España hay mucha ira ahora. No es el momento, pero también sería una petulancia decir que yo creo que no lo es. Ustedes verán, pero habría que procurar que la atmósfera se limpiara un poco», abundó.

10 - Lengua común

«Lo que creo que es equivocado es que si hay ya una lengua común, -haya venido como haya venido, no de forma muy distinta a como ha venido en Francia-, perdamos la lengua común», reflexionó ante los políticos, recordando que la Constitución recoge que todos los españoles tienen el deber de conocer el español y el derecho a usarlo. «Aquí, en mi opinión, hay una autorización, un mandato al legislador estatal para que, si hay problemas con esto, lo regule, porque el otorgamiento de un derecho en esta Constitución, que tiene vigencia inmediata, es una cosa muy importante. Y el deber también es muy importante y habrá que facilitarlo», instó.