Tsunami electoral con epicentro en Cataluña

Este barómetro constata que las tendencias electorales de Andalucía se reproducen ahora a escala nacional, provocando un desplazamiento inédito del voto hacia la derecha

Narciso Michavila
Actualizado:

Primer barómetro de ABC tras las elecciones de Andalucía con la confianza renovada de que el votante no miente. Efectivamente, si GAD3 fue capaz de anticipar el inesperado resultado la noche electoral fue gracias a la respuesta sincera de los andaluces y a mantener el método de estimación de voto. Toda encuesta se basa en analizar una muestra para inferir resultados al conjunto de la población: para saber si la sopa está salada no hace falta tomarse toda la sopera. Para ello es fundamental garantizar que todas las opiniones tienen igual probabilidad de ser escuchadas y seguir las reglas de la inferencia estadística. No hay encuesta sin método estadístico o, como coloquialmente decimos en España, sin cocina: o la encuesta tiene rigor científico o no es encuesta. En las de voto tenemos la ventaja de poder contrastarlo con las urnas.

Este barómetro constata que las tendencias electorales de Andalucía se reproducen ahora a escala nacional, provocando un desplazamiento inédito del voto hacia la derecha, que dejaría un panorama similar al de 2011 si no fuera por la creciente fragmentación electoral. Casi todos los grandes movimientos de voto van de izquierda a derecha: el PSOE recupera un millón de votantes que se le fueron a Podemos; a su vez, el PSOE cede más de medio millón de votos a Ciudadanos, que traspasa cuatrocientos mil a VOX. Hasta dos millones de votos tendría VOX, la mitad procedentes del PP. La única gran transferencia hacia la izquierda es la de otro millón de votos del PP a Ciudadanos. Pero el movimiento electoral se entiende mejor cuando se incorpora el elemento territorial como eje de polarización: siete de cada diez catalanes se oponen a un nuevo 155, la misma proporción que es favorable entre los entrevistados en las dos Castillas. En general, el PSOE mejora resultados en las comunidades con lenguas cooficiales a costa de perder apoyos en las castellanoparlantes.

Las transferencias de voto no están consolidadas, ni mucho menos: hasta un 38% de los votantes manifiesta que es probable que cambie su voto de aquí a las elecciones: son cifras inéditas. De cómo evolucione la relación entre el gobierno central y sus socios en la moción de censura dependerá la magnitud de los movimientos electorales apuntados. Cataluña volverá a estar muy presente en las próximas elecciones generales como lo estuvo en Andalucía.

Narciso MichavilaNarciso MichavilaArticulista de OpiniónNarciso Michavila