El TSJIB decidirá si ingresa en prisión el diputado de UM, que no dimite pese a pedírselo Antich

EFE I PALMA
Actualizado:

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) decidirá si debe ingresar en prisión, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, el portavoz parlamentario de Unió Mallorquina (UM), Bartomeu Vicens, quien ha reiterado que no dejará de ser diputado a pesar de haberlo pedido en la Cámara el presidente de la comunidad, el socialista Francesc Antich.

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Palma, Juan Ignacio Lope Sola, tomó ayer declaración en calidad de imputados en el caso de presunta compraventa fraudulenta de terrenos al diputado y ex conseller insular de Territorio Vicens; su mujer Martorell; y la administradora única de la empresa en la que figura como propietaria la esposa del político, Elisabeth Diéguez.

Fuentes jurídicas han informado a EFE de que el juez ha remitido al TSJIB un oficio en el que pide una comparecencia ante el alto tribunal de Vicens, dada su condición de aforado, para atender la petición del fiscal jefe Anticorrupción de Baleares, Juan Carrau, de que se tomen "medidas cautelares personales" (prisión) contra él.

Fuentes del TSJIB han dicho, por su parte, que el alto tribunal resolverá el oficio enviado por el juez "en breve plazo de tiempo".

Previamente, el juez había decretado prisión, eludible con una fianza de 40.000 euros, para la mujer de Vicens, Antonia Martorell.

A su salida del juzgado, Vicens ha explicado que el juez le ha retirado los cargos de tráfico de influencias y cohecho -dos de los siete por los que está imputado-, y que le ha explicado el origen de "la famosa cuenta de las Islas Caimán".

El diputado ha afirmado que esa cuenta corresponde a "acciones de la compañía española Repsol". "Y a partir de ahora -ha continuado- es un tema de cuestión profesional y empresarial".

Tras su comparecencia judicial, Vicens se ha incorporado por la tarde en la Cámara en el debate sobre el estado de la comunidad, donde el presidente balear Francesc Antich y la coalición del Bloc (que gobiernan en las islas junto a UM), ha pedido a Unió Mallorquina que cese al diputado como portavoz por sus imputaciones judiciales.

"Después de las actuaciones de hoy, lo que toca es que haya un cambio para dar legitimidad al trabajo de los que estamos aquí (en el Parlament), al Govern, y a los que lo conforman, y para que él (Vicens) pueda defender sus posturas allí donde toca", ha afirmado Antich en su turno de réplica en la segunda sesión del debate sobre el estado de la comunidad.

Vicens ha replicado al presidente que ya ha dicho muchas veces que no piensa renunciar a su acta de diputado.

El diputado de UM Josep Melià, portavoz en esta sesión del grupo en sustitución de Vicens, ha respondido a la petición "clara" de Antich en el turno de contrarréplica que "como portavoz de la formación no le corresponde" a él decidir en ese sentido, sino "a la Ejecutiva del partido".

La causa por la que está imputado Vicens ha salpicado hoy al presidente de su partido, Miquel Nadal, quien ha reconocido que es accionista de una empresa vinculada a otra desde la que presuntamente se cobraron comisiones.

Nadal, en declaraciones a los periodistas, ha asegurado que ni él ni su sociedad han cometido actividades ilícitas, pero que, si se demostrara lo contrario, dimitiría de todos sus cargos.

Además de Vicens, hoy ha comparecido en los juzgados de Palma el ex conseller de Industria y diputado del PP Josep Joan Cardona, imputado por la trama de corrupción descubierta en el Consorcio de Desarrollo Económico de Baleares (CDEIB).

Cardona, que ha prestado declaración durante cuatro horas ante la jueza que instruye esta causa, ha declarado posteriormente que tras su comparecencia está "bien" y "tranquilo".

La presidenta del PP balear, Rosa Estaràs, una vez acabada la comparecencia de Cardona, ha dicho a los periodistas en el Parlament que la declaración del diputado ante la jueza ha servido para que el ex conseller dejara clara su "honorabilidad".