El TSJC suspende el reglamento de un municipio catalán por erradicar el castellano

MARIA JESÚS CAÑIZARES | BARCELONA
Actualizado:

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido cautelarmente la aplicación del artículo 5.1 del Reglamento Orgánico Municipal (ROM) del Ayuntamiento de Sant Pol de Mar (Barcelona) donde se contempla el catalán como lengua única del Consistorio. La sala entiende que la exclusión del castellano de los usos lingüísticos municipales vulnera la Constitución y el nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña.

El alcalde de Sant Pol, Manel Mombiela (CiU), se niega a colocar la bandera española en la sede consistorial. Asimismo, el municipio tiene previsto celebrar una consulta sobre la independencia de Cataluña, como la que celebró Arenys de Munt el pasado mes de septiembre.

La resolución, dictada por la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal de Justicia de Cataluña, responde al recurso presentado por el concejal no adscrito de Sant Pol, Enrique Abad, contra el acuerdo del pleno municipal celebrado el pasado 5 de agosto de 2008, en el que se aprobó el ROM.

Sentencia anterior

El artículo 5.1 del Reglamento Orgánico Municipal establece que «toda la documentación municipal será redactada en catalán», lo que a juicio del tribunal, vulnera la Constitución y el Estatuto. Recuerda, en este sentido, una sentencia dictada por la misma sala respecto a otro reglamento municipal, según la cual, la exclusión de una lengua oficial «no respeta el principio de cooficialidad dispuesto en el artículo 3 de a Constitución».

Asimismo, los magistrados entienden que «no cabe olvidar tampoco qu el artículo sexto del vigente Estatuto de Autonomía de Cataluña, tras disponer que la lengua propia de Cataluña es el catalán, establece que, en condición de tal, es la lengua de uso normal y preferente de las Administraciones Públicas, lo cual se cohonesta mal con la previsión contenida en la disposición impugnada, según la cual “toda la documentación municipal será redactada en catalán”». Por todo ello, el TSJC ha decidido suspender cautelarmente la aplicación del ROM. El Ayuntamiento de Sant Pol recurrirá esta resolución, que no es definitiva, pero es la primera que dicta un tribunal tras la aprobación del nuevo Estatut, donde se reconoce rl derecho y deber de conocer el catalán y el castellano, y se blinda la inmersión lingüística.

Sin bandera española

El concejal Enrique Abad, que expresó a ABC sus satisfacción al conocer el contenido del auto judicial, también ha denunciado la resistencia del alcalde de Sant Pol a exhibir la bandera española en la sede del Ayuntamiento, lo cual vulnera la Ley 39/1981 que regula el uso de la bandera de España y de otras enseñas. La Delegación del Gobierno en Cataluña advirtió al Consistorio a través de un oficio de la necesidad de cumplir con la legislación, pero la alcaldía mantiene la «senyera» en solitario.

Asimismo, Sant Pol es uno de los cien municipios que celebrara una consulta ciudadana sobre la independencia de Cataluña, similar a la que se llevó a cabo en la localidad barcelonesa de Arenys de Munt el pasado mes de septiembre.