El Tribunal Supremo confirma que González Pons no vulneró el honor de De la Vega
Imagen de archivo de González Pons frente a la casa en la que se empadronó F. de la Vega - abc

El Tribunal Supremo confirma que González Pons no vulneró el honor de De la Vega

La exvicepresidenta socialista denunció la crítica de Pons sobre su empadronamiento en Valencia en el 2007

madrid Actualizado:

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha confirmado que el exsecretario de comunicación del Partido Popular, Esteban Gonzáles Pons, no vulneró el honor de la por entonces vicepresidenta del Gobierno, Fernández de la Vega, cuando criticó que se hubiera empadronado en Valencia para las elecciones generales de 2008.

Este recurso emprendido por de la Vega venía tras la sentencia de la Audiencia Nacional de Madrid que consideraba que las declaraciones de Pons no constituían "una intromisión ilegítima en el derecho al honor de la demandante".

El Supremo ha señalado que la impugnación de la sentencia por parte de la exvicepresidenta "revela un grado de intolerancia para con la crítica política tan elevado que, en verdad, resulta incompatible con una sociedad democrática".

Riesgo de crítica social

La sentencia del Supremo se ha basado en las circunstancias que rodearon al caso como el lugar -Cortes Valencianas- , los protagonistas -candidatos a las elecciones-, el momento – las elecciones- y el contenido de las declaraciones de González Pons -empadronamiento de De la Vega para ser candidata por la provincia de Valencia en una casa situada en un terreno que había sido objeto de recalificación urbanística-.

Según el Supremo, la denunciante asumió el riesgo de recibir una crítica social en el momento de su empadronamiento, un acto que además, para el TS, no se puede tachar de secreto.

Sobre las declaraciones de González Pons acerca del “pelotazo urbanístico” sobre la vivienda de Fernández de la Vega, el Supremo ha declarado que no suponen una intromisión en el derecho al honor de la demandante.

Por tanto, considera el TS, las declaraciones de Pons "no traspasaron los límites de la provocación o la exageración tolerables en el ámbito de la contienda política porque en la rueda de prensa la crítica fue un elemento claramente dominante sobre la información".