Patxi López, ayer en el Congreso de los Diputados
Patxi López, ayer en el Congreso de los Diputados - EFE

Plazo para la investidura«Tres semanas o un mes para negociar»

Si a los dos meses de la primera votación no hay gobierno, se convocarán elecciones

S. MEDIALDEA / ANA I. SÁNCHEZ
MadridActualizado:

El candidato socialista Pedro Sánchez iniciará ahora un periodo de conversaciones que, según dijo anoche el presidente del Congreso, Patxi López, se prolongará durante un tiempo de entre tres semanas y un mes. Este será, al menos, el tiempo que el propio López anunció que respetaría antes de convocar el Pleno de investidura, tras recibir del Rey la comunicación del encargo a Sánchez para intentar la formación de un gobierno para España.

Esos plazos son considerados por López como «prudenciales», dado que no sólo debe conseguirse el acuerdo político entre varias fuerzas diferentes, sino que una vez logrado, el líder del PSOE tiene el compromiso de llevarlo ante su militancia para que lo refrende.

Patxi López llegó directamente al Congreso de los Diputados desde el Palacio de la Zarzuela, donde el Monarca le había convocado tras cerrar la segunda ronda de consultas con los partidos políticos con representación parlamentaria tras las elecciones del 20-D. Allí, leyó ante la prensa el texto de la resolución firmada por el Rey y él mismo, en la que se propone formalmente al secretario general del PSOE como candidato a la investidura.

El Rey se adelantó

El presidente del Congreso explicó a renglón seguido que había telefoneado al líder socialista nada más salir de Zarzuela pero éste le informó que ya sabía que había sido designado porque el Rey se lo había comunicado minutos antes.

A partir de ahora, concluyó López, se inicia «el tiempo para todo», para las negociaciones entre partidos y para que se realice la primera votación de investidura de esta XI Legislatura. Es, comentó en tono más distendido, el momento «para que dejemos de comunicarnos a través de los medios y empiece a tener esto una conclusión, con un gobierno o con el plazo para unas nuevas elecciones. Pero espero que sea para un gobierno», puntualizó.

Ya por la mañana, el presidente del Congreso había manifestado que Sánchez contará con su ayuda en esta carrera de obstáculos, ya que le concederá el tiempo que necesite para negociar. «Lo lógico es que la fecha del pleno de investidura se haga a medias entre el presidente del Congreso y el candidato propuesto. No se trata de hacer atropelladamente un proceso que puede necesitar cierto tiempo», señaló tras la reunión de la Mesa del Congreso.

La aritmética política augura así un dilatado periodo de negociaciones como ya sucedió tras las elecciones de 1996. En aquel momento, el expresidente del Gobierno José María Aznar necesitó más de tres semanas para sumar los apoyos necesarios para ser investido. Una vez que se celebre la primera votación de investidura, el reloj se pone en marcha y la Constitución establece un plazo máximo de dos meses para que el Congreso otorgue su confianza al candidato. Si expirara este plazo y Pedro Sánchez no hubiera recibido la confianza de la Cámara, el Rey estaría abocado a disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones, que tendrían lugar 54 días después.